×
El Marques
El Marques
ver +
Columnista Político Puedes escribirle a: [email protected] También manda tus comentarios a: twitter @_palaciorosa

" Comentar Imprimir
03 Agosto 2019 04:10:00
Barlett puso condición
Una sola cosa pidió Manuel Bartlett Díaz, para más señas director general de la Comisión Federal de Electricidad, durante la gira de trabajo que el viernes hizo por la zona norte del estado. La condición fue no tener cerca al senador Armando Guadiana Tijerina.

Barlett y Guadiana son protagonistas de la cuarta transformación, por lo menos es lo que presumen, pero al parecer el exsecretario de Gobernación no le perdona al legislador haber fingido un encuentro entre los dos para colgarse la medalla sobre la salida a las licitaciones para la compra de carbón a productores de Coahuila.

A Bartlett le disgustó tanto la farsa montada por Guadiana, que ese mismo día lo desenmascaró a través de Twitter. ¿Se acuerdan? El caso es que el senador ni por error dijo presente durante la visita a las plantas termoeléctricas.



Herencias incómodas

A propósito de la muerte de un centroamericano a manos de policías de la Agencia de Investigación Criminal, trasciende que el fiscal general del estado, Gerardo Márquez Guevara, trabaja con funcionarios heredados de otras administraciones que no se adaptan al estilo y las circunstancias de la actual Administración.

Uno de ellos, nos señalan, es Alberto Gabriel Martínez López, director general de la Agencia y como tal, jefe de los seis policías involucrados en el ataque a los migrantes.

Martínez fue escolta del exsecretario de Gobierno, Armando Luna Canales, motivo suficiente para dirigir la corporación policial desde el 5 de enero de enero de 2015. Por aquellas fechas la Fiscalía era Procuraduría General de Justicia y al frente de ella estaba el ahora magistrado Homero Ramos Gloria. Ya llovió.



Lo hakean

El que alertó sobre el “hakeo” de su teléfono celular y de la cuenta personal de WhatsApp fue el director de la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento, Antonio Nerio Maltos. Advirtió a sus seguidores en redes sociales que no abrieran un mensaje enviado desde su mensajería instantánea, porque en realidad se trataba de una liga a un sistema de suplantación de identidad.

Nos comentan que una de las posibles víctimas de la travesura fue la asesora de imagen, asistente personal y coordinadora de Comunicación Social del obispo Raúl Vera López, Jackie Campbell. Recibió un mensaje desde el contacto de Nerio, pero en realidad se trató de un intento para infiltrarse al contenido de su celular.



Morenos contrariados

Poco entusiasmo traen por estos días militantes del partido de moda. Los morenistas parecen contrariados con la llegada del profesor José Guadalupe Céspedes Casas a la dirigencia estatal. Por un lado, los mueve su honestidad y trayectoria sin manchas como militante de izquierda, desde los tiempos del Partido de los Comunistas Mexicanos.

Pero el problema no es la ideología que el monclovense pueda imprimir a Morena, sino su falta de carácter para echar a andar al partido frente a las elecciones del próximo año, cuando se renovará el Congreso local. El proceso arranca en enero y paradójicamente el partido en el poder está en pañales, por lo menos en Coahuila.

Y eso que todavía no llega el momento de repartirse las candidaturas. Se anticipa batalla campal de pronósticos reservados. Corren apuestas.



En la recta final

En la recta final andan los priístas con el desarrollo del proceso electoral para renovar el Comité Ejecutivo Nacional. La elección es el 11 de agosto y por ahí circulan algunas encuestas. En todas, Alejandro Moreno Cárdenas tunde a sus adversarios, en este caso mujeres: la yucateca Ivonne Ortega Pacheco y la veracruzana Lorena Piñón Rivera.

El oaxaqueño Ulises Ruiz Ortiz no es dolor de cabeza para “Alito”, porque finalmente quedó fuera de la contienda: no acreditó el requisito mínimo de respaldo de la militancia, como 5% del padrón, 20% de los comités estatales o tres sectores y organizaciones.

Para los priistas locales la tarea no es hacer que el Gobernador con licencia de Campeche gane, sino presumir punch frente a la elección de diputados que arranca en enero. Para algunos, está en juego la permanencia de Rodrigo Fuentes Ávila en la dirigencia estatal y de Eduardo Olmos Castro en la municipal de Torreón.



El colmo

En donde los agentes de Tránsito y de la Dirección de Seguridad Pública Municipal un día sí y otro también cometen abusos en contra de los ciudadanos, es en Torreón, pero el alcalde Jorge Zermeño Infante tiene otros datos. Según el funcionario panista, no son los servidores públicos, sino los gobernados quienes deben guardar compostura.

Tome asiento y relájese, porque lo que va a leer irrita hasta al más apacible. El edil lagunero pidió a los ciudadanos llevársela tranquila y ser tolerantes con los guardianes del orden y en lugar de cuestionarlos y reprocharles su actuación, los deben de comprender, algo así como que calladitos, se verán más bonitos.

Nada más falta que Zermeño espere sumisión de los habitantes de la Perla de la Laguna. Una cosa es cierta: dejados, no son.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5