0
×
1
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
28 Agosto 2019 04:05:00
Bestias sueltas
Qué no pasa. Parece que como sociedad somos una suerte de olla de presión, que de cuando en cuando libera gases y estos son realmente fétidos porque exhiben el horror que existe en los rincones más oscuros.

Apenas se empieza a digerir la monstruosidad que hizo Francisco, al asesinar y desmembrar a la que fue su pareja, Gabriela, cuando nos enteramos que otro feminicida, Pepe Chuy, está libre tras solo dos años en prisión porque la familia de su víctima le otorgó el perdón, pese a que el Artículo 98 del Código Penal del Estado dice que esto es ilegal.

También conocemos la experiencia de Pilar, la estudiante que literalmente luchó por su vida y gracias a un bote de gas pimienta se libró de un tipo que pretendió agredirla en plena calle el domingo pasado.

En fin, nuestras calles están salpicadas de historias, de experiencias dignas de una película de horror.

Existe una corriente de pensamiento que pondera que los seres humanos somos también dioses y bestias.

Somos un poco dioses cuando en nuestro comportamiento cotidiano demostramos respeto, generosidad, compasión, dignidad e integridad; cuando somos realmente buenos seres humanos.

Somos un poco, o un mucho bestias, cuando en nuestro comportamiento cotidiano demostramos autoritarismo, crueldad, intolerancia, apatía, corrupción; cuando demostramos desprecio por la vida, cuando sacamos a pasear al monstruo que potencialmente llevamos dentro.

Bueno, pues parece que están ganando las bestias y así vamos directito a convertir nuestras calles en un verdadero infierno. Entre dioses y bestias, la mayoría parece que ya decidió.

Imprimir
COMENTARIOS


9

  • 1 2
  • 0
4 2
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95