×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
10 Septiembre 2019 04:09:00
Bromitas
Al alcalde de Saltillo no le cayó nada bien el tono del mensaje del Presidente a los delincuentes.

Considera que eso de que se porten bien y que piensen en sus mamacitas antes de cometer un crimen es reducir a nivel de broma el problema de la inseguridad.

El Alcalde dice enfático que el combate a la delincuencia no es un juego, es una tarea seria, donde no hay cabida a declaraciones en broma. En fin, eso es lo que dice.

Antes de que los inquisidores del GansoOficio lancen la andanada de insultos y descalificaciones con las que reacciones en automático ante todo aquello que consideran que no encaja en el “deber” ser incondicional y rendir pleitesía a su máximo líder –como si necesitara de su ayuda– una reflexión:

Eso de que ¡fuchi!, ¡guácala!, es mucho un regaño de un abuelo bonachón y un nada de un Jefe de Estado ante un problema que literalmente sacude al país entero.

Habría que recordar que los delincuentes, aún los jóvenes que participan en las bandas, le han hecho, y le hacen, mucho daño a la sociedad; baste recordar las atrocidades cometidas en Allende, o ese festín de horror casi cotidiano con los colgados, desmembrados, desaparecidos o víctimas colaterales en los enfrentamientos o ajustes de cuentas.

Efectivamente, en México, hoy, la delincuencia organizada no es cosa de broma.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5