×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
08 Enero 2019 03:58:00
BRONQUITIS
La embestida de nuevos o mayores impuestos que sufre la sociedad a manos de sus gobernantes, dista mucho de ser exclusiva. Prácticamente todos los gobiernos (federales, estatales, locales) están quebrados, y su salida habitual es exprimir más a sus ciudadanos. Que estos se dejen, ya es otra cosa.
 
DR. INSÓLITO
Llamada al orden sobre un lugar sagrado en una sesión de varios países que se llevaba a cabo: ¡Caballeros, no pueden pelar aquí; este es el Cuarto de Guerra!, película 1964 de Stanley Kubrick, con Peter Sellers en 3 papeles: Dr. Strangelove, or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb.
 
TRIBUNALES MILITARES
Otros presidentes gringos que los usaron, además de (supuestamente) Trump, son Washington, Jackson, Lincoln y Franklin Roosevelt.

CATASTROFISTA
Y vuelvo a mis teorías conspiranoicas con este texto de Chris Martenson: “Pocos están listos para escuchar estos mensajes. Más estarán listos el próximo año, pero aún así los números serán sorprendentemente pequeños. Esto hace que sea aún más importante que nos mantengamos unidos y nos brindemos apoyo y aliento mutuo a medida que navegamos en aguas cada vez más difíciles en los próximos meses y años. Todos nos enfrentaremos a reveses. El dinero se evaporará, los empleos se perderán, las oportunidades se desvanecerán y aparecerán en lugares nuevos. Nuestros activos más importantes serán intangibles y se medirán en nuestras habilidades para adaptarnos rápidamente y ser menos reactivos a los eventos.

Burbujas de crédito de más de 40 años no pueden terminar ni fácil ni suavemente. Todo lo que la gente cree que sabe sobre cómo funcionan las cosas, especialmente en finanzas y económicamente, será destruido.

Finalmente, volvemos a ver cómo fueron las cosas a lo largo de la historia antes de que los grandes magos del crédito pusieran sus manos en las palancas. En una economía sana el capital se acumula lentamente a partir de los esfuerzos de los humanos, y la banca y las finanzas serán pequeñas porciones de la actividad general, no más del 5% del pastel (no el 400% o más como hoy: https://www.gerencie.com/economia-real-y-financiera.htmlhttp://economiapuntes.blogspot.com/2013/11/economia-real-y-financiera-o-el-punto-y.html), dedicadas a mover capital de forma segura de A a B.

Si tenemos suerte, eso ocurre durante muchas décadas en una ruta de planeo bastante predecible. Si no tenemos suerte, entonces sucede repentinamente, o en una serie de choques cortos y agudos, como una bola de bolos que cae por una escalera. Esa podría ser una guerra en el Medio Oriente que haga subir el precio del petróleo a más de $300 por barril, o una crisis financiera gigantesca que cierre las fronteras financieras y provoque que una o más monedas fracasen por completo (¡te estoy mirando, Japón!). O una pandemia, o un EMP solar. ¿Quién sabe? En un mundo de sistemas de entrega just-in-time, justo a tiempo, cualquier cosa que interrumpa las cadenas de suministro durante más de un mes será igual a como nuestra bola de boliche que saltó tres escaleras antes de aterrizar con más fuerza en la cuarta. ¿Es esto cierto o garantizado? No claro que no. Son meramente probabilidades.

Más pequeño en el pasado, más grande hoy, y creciendo. Sí, las autoridades harán todo lo posible para evitar que la realidad económica se levante y se haga cargo. Ellos imprimirán, y luego imprimirán un poco más. Pero no pueden imprimir un 300% más de insectos para reemplazar a los ya perdidos. Y tampoco pueden imprimir un 100% más de fitoplancton. Tampoco pueden imprimir otros 100 pies de columna de agua en el acuífero de Ogallala.

Todo lo que pueden hacer es imprimir más deuda y consumo hoy, robando de un futuro cada vez más incierto. ¿Pueden hacerlo una vez más? Probablemente. ¿Otras dos veces? ¿Tres? ¿Cuándo se detiene, pero cuando la realidad supera todo el desastre y destruye las obras del hombre? Lo que significa que la pregunta más importante que tenemos ante nosotros es: ¿qué hiciste al respecto?”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5