×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
09 Febrero 2020 04:09:00
BULIMIA: “Vomito la vida con tal de ser delgada”
Escuchar Nota
Queridos amigos: deseando siempre que se encuentren en familia y con total salud, el gran tesoro, al menos para mí, sí lo es.

El tema de hoy: BULIMIA, es lamentablemente una enfermedad que ataca a un número sustancial en nuestro mundo.

La bulimia es básicamente el desenfreno y aberración de la naturaleza instintiva jalada por la necesidad de destrucción y degradación alrededor del uso y abuso de la comida.

La bulimia es una enfermedad cuyo sustento principal es la adicción al síntoma primario: atracón/purga. Originada también en la adolescencia, la bulimia sirve como forma de escape y evasión a los repentinos cambios del entorno, con la fantasía oculta de que es posible comer todo lo que se quiere sin subir de peso.

Su definición del griego bou limos, que literalmente significa “hambre de buey”, nos habla de una necesidad insaciable de comer que pretende llenar los huecos afectivos originados en la infancia.

La bulimia es una enfermedad degradante a la que sólo se puede caer cuando se tienen serios problemas de autoestima. Imponerse a uno mismo la ejecución del ciclo atracón/purga es vivir en la degradación continua. También existe la bulimia no purgativa, la cual cae en atracones, pero opta por ejercitar en extremo como la mejor de las soluciones. En la mayoría de los casos la persona afligida viene de un entorno familiar altamente disfuncional, desde problemas de comunicación básica hasta fuerte violencia entre cónyuges y agresiones físicas y verbales. Un porcentaje alto de las chicas con este padecimiento tienen mala conexión con el padre. La gran mayoría proviene de hogares disfuncionales que terminan en divorcio. Otro porcentaje algo menor experimenta abandono paterno antes de llegar a los 6 años. La obesidad y el alcoholismo materno se presentan en varios casos.

La persona bulímica adulta tiende a hacer mal uso de su sexualidad, no porque necesariamente disfrute el acto sexual, sino porque su sensualidad se convierte en un arma con la cual busca saciar su anhelo de reconocimiento y aprobación perdida. El sexo es para ellas una tarea en la cual hay que destacar, no por complacer al compañero mediante una entrega real, sino para instaurarse como necesaria en la vida del otro por medio del agrado sexual.

La bulimia es una enfermedad costosa… el robo, desde pequeños atrevimientos en la cartera de mamá hasta varios paquetes de diuréticos y/o laxantes en el súper local, es bastante usual. Al igual que una persona que consume cocaína, llega a enfrentarse con serias dificultades financieras para solventar su adicción, el bulímico avanzando cae en esa misma condición. En fases de la enfermedad profunda se pueden gastar hasta más de 2 mil pesos diarios. Pacientes han llegado a reportar bancarrota por la enfermedad.


LO IMPREDECIBLE DE LA ENFERMEDAD

La bulimia es impredecible en cuanto a los daños que puede causar y sería imposible contabilizar siquiera el índice de mortandad real. La persona que padece bulimia puede morir o en un atracón/purga severo, en un accidente automovilístico, por suicidio, por un mal aborto, por muerte súbita debido a una repentina pérdida de potasio, por combinación de uso de sustancias químicas… Es la compleja ramificación de la enfermedad lo que la hace peligrosa.

La vergüenza, la mentira y el engaño. La bulimia es altamente peligrosa, ya que se caracteriza por vivir en la mentira.

A diferencia de la anorexia, enfermedad que te lleva a una sobreconcientización neurótica de tus actos, la bulimia es el polo opuesto de la inconsciencia en desenfreno.

Tienes que mentir para seguir adelante.

No es que la persona deliberadamente quiera hacerlo, pero tampoco hay manera alguna de poder decir la verdad, es grotescamente vergonzoso. ¿Cómo le puedes decir a alguien, “yo vomito todo el día, y tú, ¿Qué te has hecho?”. ¡Claro que vas a mentir! Vas a inventar historias elaboradas de lo que haces con tu tiempo. Empezando por hacerlo frente a ti misma. Cuando ya se está muy avanzada la enfermedad, por tanta mentira, se vive en la fantasía, se creen las historias color de rosa que te narran de sus vidas. La vergüenza de la purga es un precio bajo que pagar; un medio para llegar a un fin, una mágica solución; cuando se abren los ojos, el ciclo del atracón/purga te lleva ya por el infierno de la adicción.


CAUSAS DE LA BULIMIA:

.Falta de la autoestima.

.Problemas de adaptación a los cambios repentinos del entorno.

.Temor neurótico a ser rechazada, sobre todo por el sexo opuesto.

.Proveniente del hogar disfuncional (divorciados, mala relación con el padre).

.Padres ausentes (ya fuera físicamente o por algún problema de enfermedad, muerte y/o adicción).

.Predisposición fisiológica a la dependencia de los carbohidratos refinados.

.Presencia de alcoholismo, obesidad, en ocasiones depresión crónica por el lado materno.

.Pérdida del peso previa (gente que inició con dietas de hambre y perdió peso repentinamente, lo recupera y recurre al vómito para sostener una dieta que exige (“disciplina”).

Continuará…

Les mando un abrazo de luz y amor, hasta la próxima, su amiga Verónica, Diosito por delante.
Imprimir
COMENTARIOS