×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
26 Diciembre 2010 05:00:57
Busca Calderón explicarse el arribo de Moreira al PRI
A dos semanas de que inicie el proceso para la renovación de la dirigencia nacional del PRI, en el que se perfila como candidato único, el coahuilense anticipó que serán el PAN y el gobierno de Felipe Calderón los que marcarán el nivel de la confrontación política y electoral en puerta: “Al son que me toquen bailo”.

El Presidente conoce el significado de la frase; ha comprobado que ante el abandono presupuestal a Coahuila o las embestidas del PAN hacia el Gobierno del Estado, su principal detractor ha sido el propio Gobernador, quien también ha estado dispuesto a tender la mano ante los llamados a tregua que se le han presentado.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA… Antes de la decisión de buscar la dirigencia nacional del PRI, el profesor Humberto Moreira Valdés tenía cuatro alternativas que lo movían respecto a su futuro personal, político y profesional.

En una reunión con algunos de sus colaboradores, el Mandatario confesó que la opción más valorada fue la de terminar su gestión al frente del Gobierno de Coahuila y a partir del 1 de diciembre de 2011 estar fuera de la política y del servicio público y emplear la mayor parte de su tiempo en asuntos familiares.

Esto parecería increíble si se considera el ritmo de vida que lleva y las jornadas de 18 horas que en promedio dedica a sus actividades políticas y gubernamentales, pero a manera de robustecer esa disyuntiva en aquel encuentro, el Mandatario manifestó su deseo de pasar más tiempo con sus hijos.

El Gobernador también sorprendió cuando dijo que la opción más atractiva, desde el punto de vista profesional, una vez fuera de la Gubernatura, era “pedir chamba” a su sustituto, como la coordinación de los museos y parques públicos construidos durante su sexenio.

Pero lo que políticamente habría resultado más lógico sería ver a Humberto Moreira en una curul en cualquiera de las dos cámaras del Congreso de la Unión, especialmente en el Senado, y figurar como protagonista de la siguiente legislatura.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA… La tarde del martes 16 de marzo, el aeropuerto Plan de Guadalupe de Ramos Arizpe tuvo una actividad inusual. Los vuelos comerciales compartieron pista con media docena de aeronaves privadas, cuyos ocupantes descendieron frente al hangar del Gobierno estatal.

Se trataba del arribo de media docena de gobernadores del Partido Revolucionario Institucional; los mandatarios de inmediato fueron llevados en camionetas a la casa del anfitrión, el coahuilense Humberto Moreira Valdés, quien les ofreció una cena.

Entre los presentes estuvieron los gobernadores de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz; de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores; de Colima, Mario Anguiano Moreno; de Hidalgo, Miguel Ángel Osorio Chong, y de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla.

Al cónclave se incorporó la profesora Elba Esther Gordillo Morales, y una de las versiones en torno al encuentro fue que los mandatarios y la máxima dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se reunieron para después viajar a Durango y participar en el Quinto Informe de Gobierno, que al siguiente día presentó el gobernador de aquella entidad, el también priísta Eugenio Hernández Deras.

Pero más allá de agruparse para arribar juntos al evento político en Durango, el Gobernador de Coahuila aprovechó la reunión para manifestar de manera oficial, a sus homólogos y a su amiga, la intención de buscar la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

A partir de entonces, la aspiración llevó a Moreira a conseguir el respaldo unánime de sus compañeros gobernadores, al grado de perfilarse como candidato de unidad.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS… En la oficina principal de Los Pinos, el presidente Felipe Calderón pidió a sus asesores explicaciones respecto a la composición política a la que se aproxima el PRI.

“¿Por qué Humberto?, ¿por qué él?”, habría cuestionado el Mandatario ante el inevitable arribo del Gobernador de Coahuila a la dirigencia nacional del tricolor.

Enfundado en la camisa de líder del PAN, el presidente Calderón sabe que una vez al frente del PRI Moreira será un adversario por demás incómodo, de tal forma que se complica la estrategia para perfilar electoralmente al albiazul y a quien sea su candidato presidencial.

Calderón tuvo motivos suficientes para pedir esa explicación, pues la relación interinstitucional con el Gobernador de Coahuila ha sido mala desde el origen.

Desde que el michoacano asumió como Presidente de México, Moreira ha tenido suficientes motivos de reclamo: el fracaso de la estrategia federal para motivar el crecimiento del empleo a razón de un millón de nuevas plazas por año (de acuerdo con la promesa de Calderón en campaña) y el aumento en la carga tributaria, particularmente con el Impuesto al Valor Agregado y el Impuesto Sobre la Renta.

Otro reclamo del Gobernador ha sido el periódico incremento en el precio de los combustibles y la forma en que el Gobierno federal ha venido aplicando los llamados gasolinazos, pues se han aprovechado fechas de fiesta y distracción de los mexicanos, como el Día de las Madres, para asestar el alza.

También ha sido reiterado el llamamiento de Moreira para que Calderón haga una pausa en su estrategia de combate al crimen organizado, a fin de parar la masacre que la medida representa.

Adicionalmente, ha cuestionado con dureza “el trato injusto” que la Federación ha dado a Coahuila en materia de participaciones económicas, al grado de sostener que las obras de infraestructura urbana, educativa, cultural y de salud que hay en la entidad se soportan con recursos estatales.

INTERMEDIO… Si las alianzas electorales de oposición en Coahuila no se concretan, serían hasta cinco los candidatos que aparecerían en las boletas de la elección de gobernador que se realizará el 3 de julio del próximo año.

Del lado del PRI el virtual candidato a la Gubernatura se llama Rubén Moreira Valdez, quien también iría como abanderado de los partidos Nueva Alianza (PANAL), Primero Coahuila (PPC), Verde Ecologista de México (PVEM) y Social Demócrata de Coahuila (PSDC).

Con o sin alianza con el PRD, el PAN llevará a la elección a Guillermo Anaya Llamas, y para el del sol azteca la alternativa sería entonces el empresario saltillense Miguel Ángel Wheelock.

Si las negociaciones con el PAN no le resultan atractivas, Unidad Democrática de Coahuila iría a los comicios con Evaristo Lenin Pérez Rivera, y la unión entre el Partido del Trabajo y Convergencia sería abanderada por el ex diputado federal Jesús González Schmal.

CONTINUAMOS… CONTINUAMOS…. Como gobernador, Humberto Moreira ha sido implacable cuando considera que el Gobierno federal trata mal a los coahuilenses, y una vez al frente del PRI la situación no va a cambiar.

“Voy a defender a los priístas de todo el país”, “me voy a bailar a (Gustavo) Madero” y “que el Presidente no le rasque, porque sale pus”, han sido algunas frases recientes que Moreira ha soltado a manera de dibujar la postura que adoptará ante Calderón, el PAN y el Gobierno federal.

En síntesis, Calderón sabe que Moreira no se quedará callado ni será un dirigente priísta a modo, por ello, la validez de las preguntas que hizo a sus colaboradores hace algunas semanas: “¿por qué Humberto?, ¿por qué él?”
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5