×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
27 Julio 2019 04:00:00
Caja de cuello blanco
México es uno de los países donde menos se persigue a la delincuencia de cuello blanco, negocio en el cual concurren políticos y autoridades de todos los partidos y empresarios sin escrúpulos. Frente a la opulencia insultante de esas minorías rapaces, millones de mexicanos pasan las de Caín todos los días. Espacio 4 dedica un reportaje al asunto en su nuevo número. Este es el principio:

“Un nuevo escándalo de corrupción aumenta la presión para que el Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) cumpla su promesa de campaña y encarcele a los “neoliberales que saquearon al país”. En México, los delincuentes de cuello blanco también gozan de impunidad.

“Las declaraciones del empresario inmobiliario Sergio Hugo Bustamante Figueroa ante la Fiscalía General de la República (FGR), en el marco de la investigación contra el litigante Juan Ramón Collado Mocelo, detenido el pasado 9 de julio por delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, salpican a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y Enrique Peña Nieto (2012-2018). Incluso Ernesto Zedillo (1994-2000) podría estar involucrado.

“Bustamante acusa a Collado de haber triangulado recursos a campañas políticas a través de Libertad Servicios Financieros, una Sociedad Financiera Popular (Sofipo) conocida como Caja Libertad.

“La entidad ‘se convirtió en una institución financiera que, al amparo de las opacas leyes del país, realiza actividades ilícitas como blanqueo y/o lavado de dinero, créditos amañados, sueldos desproporcionados y toda gama de delitos financieros que se ocurran; negocios cuyos beneficiarios son los dueños o administradores’. (Reforma 11.07.19).

“Según el empresario queretano, los expresidentes Carlos Salinas y Enrique Peña serían los ‘verdaderos propietarios’ de la Sofipo. ‘Tuve conocimiento por diversos conductos (llamadas telefónicas y mensajes personales) que no le buscara tres pies al gato dado que, atrás de José Antonio Rico (expresidente del Consejo de Administración de Libertad) y Collado estaba gente muy pesada’, declaró Bustamante a la FGR.

“‘(…) Que en realidad eran los verdaderos propietarios, refiriéndose en particular y mencionándolos por su nombre a Enrique Peña Nieto, Carlos Salinas de Gortari, Francisco

Domínguez Servién –gobernador de Querétaro–, Mauricio Kuri –líder del PAN en el Senado–, sorpresivamente miembro del Consejo de Libertad Servicios Financieros’, señala la carpeta de investigación que se inició el 7 de junio de 2019, luego de que Bustamante denunciara el presunto robo de su identidad en la venta de un terreno de su propiedad a Caja Libertad, de la cual Collado fue socio y presidente del Consejo de Administración.

“El denunciante asegura lo anterior basado en información de Jesús Beltrán González, exdirector general de la financiera, quien habría elaborado contratos privados ‘que acreditaban la participación accionaria (propiedad disfrazada) de varias personas’ en Caja Libertad. De hecho, el Comité Administrador de Acciones de la financiera, que representa a casi 70% del capital social, oculta los nombres de los titulares a pesar de que la Ley de Ahorro y Crédito Popular exige reportarlos a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

“De acuerdo con el columnista Mario Maldonado (El Universal 22.07.19), un hijo del expresidente Zedillo, Ernesto Zedillo Velasco, sería presunto socio de los hermanos Óscar y Francisco Rodríguez Borgio (…). De acuerdo con Maldonado, los hermanos poseen 20 casinos Big Bola, cuyos permisos se otorgaron en 1997 por la Secretaría de Gobernación, durante el sexenio de Ernesto Zedillo”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5