×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
13 Febrero 2011 05:10:01
Calderón está nervioso
A punto de ingresar a la recta final de su administración y frente al proceso electoral mediante el cual surgirá su reemplazo, el presidente Felipe Calderón Hinojosa empezó a soltar indicios de la manera en que pretende cerrar el ejercicio gubernamental que inició en el 2006.

Calderón se encuentra en su quinto año de ejercicio, y, en teoría, debería contar con el más amplio respaldo ciudadano que haya podido conseguir en su administración.

La realidad es distinta. El Presidente luce débil en las encuestas de aceptación ciudadana y sabe que, con índices de popularidad a la baja, con dificultad podrá contribuir al éxito que aspira el Partido Acción Nacional en las presidenciales del 2012.

Quizá por ello recurre a sus primeros momentos como Presidente de México. Como entonces, de nuevo se le ve cerca de los militares, con insignias y escudos, simulando pilotar aeronaves y jinetear caballos que fueron hechos y entrenados para defender a la Nación, no para servir de utilería y como escenario para la foto oficial, que luego se presume en Internet y en los diarios de todo el país.

Calderón está nervioso. Las últimas semanas no han sido buenas para su proyecto; de hecho, el único abono que tiene es el triunfo que su partido consiguió en los comicios de Baja California Sur.

En el 2006, cuando llegó a la Presidencia de México, en medio de protestas y reclamos, acusado de cometer fraude electoral, urgido de legitimidad se refugió en las fuerzas armadas, se enfundó una chaqueta con insignias de general y declaró una guerra para la cual el país no estaba preparado.

A la vuelta de cinco años, lo único distinto es que hay más de 30 mil muertos por una decisión que el michoacano tomó en un intento por demostrar a México y al exterior que está hecho de valentía y determinación.


PRIMERA LLAMADA… PRIMERA…

La estrategia del Gobierno federal de cara a la sucesión exterioriza, por ejemplo, la necesidad de tener aliados en las instituciones autónomas y extragubernamentales que contribuyen a la consolidación del Estado mexicano, como el Instituto Federal Electoral, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y, como cereza en el pastel, la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Como ejemplo de lo anterior destaca el nombramiento de Jorge Mario Pardo Rebolledo como ministro de la SCJN, en sustitución de José de Jesús Gudiño Pelayo, quien falleció en septiembre anterior.

En los debates previos al nombramiento que se dio en el Senado de la República surgieron datos que relacionan al nuevo ministro con el grupo de abogados que lidera Diego Fernández de Ceballos.

Pero más allá de ese vínculo, Pardo es quizá el jurista más cercano a Felipe Calderón Hinojosa, con quien fue compañero de cátedra en la Escuela Libre de Derecho, institución de la que han egresado otros importantes abogados que han dado relevancia y cuerpo a la derecha mexicana.

Por ejemplo, en sus aulas permaneció el ex secretario de Trabajo y Previsión Social, Carlos Abascal Carranza (fallecido), uno de los más importantes impulsores del conservadurismo en el país; el actual titular de esa misma dependencia, Javier Lozano Alarcón, y el ex titular de la Secretaría de Gobernación, Fernando Gómez Mont Ureta.

Otros egresados son el ex diputado panista Luis Pazos de la Torre; el ex gobernador panista de Querétaro, Francisco Garrido Patrón, y el ex mandatario panista de Nuevo León y ex titular de la Secretaría de Economía, Fernando Canales Clariond.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA…

Como titular del Juzgado Segundo de Distrito en materia Penal con sede en el Estado de México, Pardo conoció detalles sobre el expediente judicial que se levantó en torno al asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta.

Tanto, que hasta dejó en libertad a Othón Cortés Vázquez, a quien la Procuraduría General de la República acusó de haber hecho el segundo disparo en el atentado de Lomas Taurinas.

Pero la relación entre Pardo y Calderón no se enfrió cuando ambos egresaron de la Escuela Libre de Derecho.

En noviembre del 2009, el Presidente de la República lo propuso por primera vez al Senado para formar parte del Pleno en el máximo orden judicial de México.
Por decisión de su ex compañero de clase, Pardo formó parte de la terna para sustituir al ministro Mariano Azuela Güitrón, cuyo periodo en la SCJN terminó el 1 de diciembre de ese año.

En el 2007 Pardo Rebolledo fue comisionado por la SCJN para investigar las presuntas violaciones a las garantías individuales de los activistas de San Salvador Atenco y en su dictamen concluyó que el Gobernador del Estado de México, y el más avanzado de los precandidatos del Partido Revolucionario Institucional a la candidatura presidencial en el 2012, tenía responsabilidad y debía ser castigado.

Esas acusaciones a Enrique Peña Nieto no tuvieron sustento y finalmente fueron desechadas por el pleno, pero como integrante de una de las instituciones que aún tienen el respeto y el reconocimiento popular, la actuación de Pardo Rebolledo seguramente servirá para defender los argumentos que interesen a su ex compañero de universidad.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS…

Pero Calderón no sólo se prepara en lo jurídico para entrar de lleno en el tema de la sucesión. En la semana quedó en evidencia que su interés también abarca el renglón de los medios informativos.
La salida de la periodista Carmen Aristegui del principal noticiario de Multivisión (MVS) está vinculado con esto.

En radio, Carmen es una de las voces más críticas al actual sistema de gobierno y, como ella misma lo consideró, el término de su relación laboral con MVS fue motivado por un berrinche de quien ocupa Los Pinos.

El único “pecado” de Carmen para ser echada de su empleo fue pedir a la Presidencia de la República que aclare, de una buena vez, la veracidad de las versiones recurrentes respecto al problema de alcoholismo que presuntamente tiene el Mandatario.

La respuesta del Gobierno federal fue contundente, y hoy Aristegui es quizá la víctima más evidente de la estrategia que tiene la derecha mexicana para retirar del camino a los incómodos.

El caso es también una muestra del nerviosismo que abraza a Calderón, que, como ya se mencionaba, por sus decisiones se debilita cada vez más en el liderazgo popular.

Es claro que Calderón está nervioso. Las cosas no le salen como él espera y lo peor del caso es que ese nerviosismo, paradójicamente para el régimen que encabeza, se está convirtiendo en un peligro para México.

SE CIERRA EL TELÓN…

Desde Roma llegó a la redacción de Zócalo de Saltillo un mensaje por Twitter en el sentido de que no existen motivos para que en México nos quejemos de las recurrentes alzas al precio de los combustibles.

Lo anterior, si se considera que los romanos deben desembolsar 1.50 euros por litro de gasolina, algo así como 24.42 pesos, pues el combustible se debe trasladar desde Libia.

Quizá los romanos ni chistan cuando tienen que pagar ese costo, pero la situación en México es diferente, empezando por las condiciones de desempleo y falta de competitividad que están vigentes en este país y a cuya solución los aumentos en nada contribuyen.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5