×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
05 Diciembre 2010 05:08:53
Calderón, peor que Salinas
Para el presidente Felipe Calderón Hinojosa las cosas andan tan mal que su popularidad y aceptación entre los mexicanos va a pique, al grado de estar por debajo de los estándares de reconocimiento que en su momento tuvo Carlos Salinas de Gortari, cuyo desempeño, según el Partido Acción Nacional, ha sido de los peores.

De los últimos cuatro mandatarios que ha tenido el país, Calderón es el peor evaluado por la ciudadanía, de acuerdo con la más reciente revisión recogida por Consulta Mitofsky sobre el desempeño del Jefe del Ejecutivo federal.

Del análisis se desprende que 62 de cada 100 mexicanos están convencidos de que el segundo presidente del PAN en la historia política de México no tiene el control de las situaciones que ocurren en el país.

Esto coincide con las revelaciones que se hicieron públicas a través de las filtraciones del sitio electrónico Wikileaks, donde el ex subsecretario de Gobernación, Jerónimo Gutiérrez, advirtió a funcionarios de la Fiscalía General de Estados Unidos que el Gobierno mexicano había perdido el control e influencia institucional en algunas zonas del territorio que ahora son controladas por grupos del crimen organizado.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA…

La percepción ciudadana respecto a que el presidente Felipe Calderón no tiene control sobre los acontecimientos de violencia en México se mantiene desde abril del presente año, y coincide a partir de las masacres que han ocurrido en diferentes municipios del país, como San Fernando, Tamaulipas, Tijuana, Torreón, Acapulco y Ciudad Juárez.

En el cuarto año de gobierno que en el esquema sexenal supone el mayor control político, aceptación ciudadana y fortaleza institucional del presidente en turno, Calderón aparece como un mandatario cada vez más débil.

De cada 100 mexicanos, 62 consideran que al michoacano se le están saliendo de control las cosas y sólo 32 están ciertos que el Presidente mantiene dominio sobre las situaciones que ocurren en el país, particularmente en el aspecto de seguridad.

El 75% de la población, es decir, 3 de cada 4 mexicanos están convencidos de que la situación política en torno al Gobierno federal es peor que la de hace un año y la percepción negativa ha ido en aumento, pues a finales del año pasado 32% de las opiniones eran favorables y ahora sólo 16 ciudadanos de cada 100 señalan que México ha ido mejorando en ese tema.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA…

La aprobación ciudadana hacia Calderón va en caída libre, y si no, basta con echar un vistazo a los porcentajes de aprobación que ha tenido a lo largo de los cuatro años de su administración.

En diciembre del 2007, al terminar su primer año de ejercicio, al Presidente lo aprobaban 59 de cada 100 ciudadanos; al término del 2008 su nivel de aceptación se elevó a 61%, y hace un año, es decir, en la conclusión del 2009, 58 de cada 100 ciudadanos lo avalaban como Primer Mandatario.

Cuatro años después de que Calderón se convirtió en el segundo presidente de la República emanado del Partido Acción Nacional, su nivel de aprobación es del 54 por ciento.

Un dato en materia económica. Si bien el Gobierno federal ha difundido por todos los medios cifras macroeconómicas positivas y una recuperación constante del empleo formal en las diferentes regiones del país, la mayoría de la población, para ser más precisos, el 61%, considera que la situación económica vigente en el país es de crisis.

Pero la principal evaluación negativa que tiene la actual administración federal radica, como es de suponerse, en el tema de la seguridad pública, pues 83 de cada 100 personas advierten que la problemática es cada día peor y la tendencia se ha mantenido en el último año y medio.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS…

Para la mayor parte de los mexicanos, el desempeño de Felipe Calderón Hinojosa es incluso peor al que en su momento tuvo el priísta Carlos Salinas de Gortari, cuyo ejercicio gubernamental, si por alguien ha sido criticado y reprobado es por el partido del Presidente, Acción Nacional.

De hecho, de los cuatro últimos presidentes de México el que mejor aprobación popular ha tenido al concluir las dos terceras partes de su mandato es Salinas de Gortari y en contraparte los dos presidentes panistas son los peor calificados.

Al terminar su cuarto año de gestión, es decir, en 1992, Salinas tuvo el 77% de aprobación ciudadana y en el mismo periodo de gobierno (1998) el último presidente de la República priísta, Ernesto Zedillo Ponce de León, tuvo un índice de aceptación del 62 por ciento.

Justo al concluir su cuarto año de gobierno Vicente Fox Quesada (en el 2004) y Felipe Calderón (en el 2010) se encuentran empatados al medirse la aprobación que la ciudadanía da a sus respectivas administraciones, a razón del 54 por ciento.

La crisis económica, la inseguridad, el desempeño en la pobreza son los principales problemas detectados por los ciudadanos. De hecho, la calificación para Calderón ha empeorado incluso entre los militantes del PAN, pues hace un año el 80% de ellos aprobaba su trabajo y ahora lo hace el 79.4 por ciento.

Aún con todo lo anterior, los mexicanos creen que el principal atributo de Calderón es la honradez y hay quienes aseguran que es un servidor público tolerante, pero la peor cualidad que se observa en el Mandatario es su desinterés por los problemas de los pobres.

Las mejores calificaciones para el Presidente son de la población que habita en las zonas noreste y sur del país, la peor medición es en la región central, pero algo que le debe preocupar al Mandatario y a su partido es la caída que su aprobación ha tenido en la zona del Bajío, donde se encuentran importantes bastiones panistas.

SE CIERRA EL TELÓN…

Será entre el 3 y el 4 de enero cuando el gobernador Humberto Moreira Valdés se separare con licencia del cargo que tiene para estar en condiciones de contender por la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional.

De acuerdo con fuentes enteradas, la salida del Mandatario será justo antes de que inicie el periodo que el PRI y el resto de los partidos políticos podrán aprovechar para elegir candidato a gobernador, el cual inicia el 5 de ese mismo mes.

Con base en el calendario electoral interno del tricolor, la convocatoria para los comicios por la dirigencia nacional se conocerá el 22 de diciembre y el registro de los aspirantes al cargo será en las primeras dos semanas de enero.

De hecho, en caso de que el Gobernador de Coahuila sea el único aspirante registrado a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI (como se presume hasta ahora), el 14 de enero se le estaría entregando su constancia como presidente electo del organismo partidista y al día siguiente iniciaría un recorrido por todo el territorio del país para agradecer el respaldo de sus partidarios.

El 4 de marzo Moreira estaría asumiendo como líder nacional del PRI y a partir de entonces habría un periodo de 15 meses para la elección presidencial del 2012 y la mitad de ese lapso para que el tricolor tenga candidato presidencial electo, pues esto último deberá ocurrir en noviembre del 2011.

Antes el coahuilense llevaría a su partido a los comicios estatales que habrá en Coahuila, en el Estado de México, Nayarit y Michoacán, donde se renovará la Gubernatura y a los de Hidalgo para la elección de nuevos ayuntamientos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5