×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Lulú De Koster es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Actualmente es integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila) y los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
17 Abril 2019 03:35:00
‘Captura’ de instituciones
La corrupción es el principal problema del país y de la mayoría de los estados. Su persistencia merma la credibilidad de la sociedad en las instituciones y ha derivado en la falta de inversión, opacidad y discrecionalidad en el manejo presupuestal, asignación de puestos de toma de decisiones y en lo más grave, en la percepción de impunidad en los asuntos que mediáticamente han sido expuestos y de los que poco o nada se sabe sobre su resolución judicial.

Hace unos días, el Programa Interdisciplinario de Rendición de Cuentas (PIRC) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) presentó el Libro Blanco de la Consulta sobre la Política Nacional Anticorrupción, un compendio que resume las deliberaciones sostenidas por investigadores, académicos, empresarios, sociedad civil, que fueron convocados en 12 foros realizados por la Comunidad PIRC, entre septiembre y octubre de 2018.

De esta consulta, y como lo dijo Mauricio Merino en la presentación del Libro Blanco, lo que se busca es la reivindicación con la honestidad del país, con eficacia y con resultados que la sociedad espera de las instituciones públicas nacionales, estatales o locales. “Este es un ejercicio político, la consulta y este compendio que entregamos es de gran relevancia. Pero nos preocupa una doble tendencia que se ha venido configurando en el escenario nacional, nos preocupa la presión para insistir en que el combate a la corrupción equivale a meter a la cárcel a los corruptos y que no funciona el combate a la corrupción en la cárcel, es como si se buscara al corrupto de la semana, con nombre y apellido y ahí no está el verdadero combate a la corrupción, esa no debe ser la tendencia”.

Y es que la prevención, control y sanción de la corrupción, va más allá de tener al “corrupto de la semana”. La corrupción es un problema relacionado con la captura de instituciones, recursos y la toma de decisiones del Estado con fines particulares.

De las consultas que dieron origen al Libro Blanco se derivan cinco vertientes de investigación del problema: 1.- La corrupción en puntos de contacto e intermediarios (trámites de ventanilla); 2.-Profesionalización de puestos (asignación de cargos a “compadres”, amigos de partido, etc.); 3.- Responsabilidad pública, control interno y áreas de riesgo (generar sistemas de alertas); 4.- Redes de corrupción (interacción planeada de un grupo de servidores públicos y/o particulares), y 5.- Participación ciudadana y derechos humanos (incorporar a ciudadanos en la toma de decisiones).

La rendición de cuentas de la Presidencia de la República, gobernadores y alcaldes, es el eje principal de una política anticorrupción real y efectiva, porque el problema de la corrupción se manifiesta en la toma de decisiones discrecionales y sin control, lo que incentiva la captura del Estado.

El problema es grave y hay muchas resistencias, algunas sutiles, para iniciar el cambio y el control de la corrupción. Pero no crea, los gobiernos locales tampoco saltan de gusto con la implementación del Sistema Anticorrupción. Hay quienes le apuestan a la debacle del Sistema Nacional y de los sistemas locales para seguir operando presupuestos y programas con fines partidistas, para seguir colocando a “compadres” en puestos clave o para mantener una vida llena de lujos a costa del erario.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65