×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
16 Julio 2020 04:07:00
Caso Lozoya, ¿bomba pareja o selectiva?
Escuchar Nota
A unas horas del arribo de Emilio Lozoya Austin a territorio mexicano, el nerviosismo se apoderó de buena parte de la clase política mexicana, ante los pronósticos de un “terremoto” que -en palabras del líder de la mayoría del Senado, Ricardo Monreal- “sacudirá a la política nacional” con videos y revelaciones sobre pago de sobornos en efectivo, favores y hasta transferencias de recursos públicos en el año 2013 que habrían beneficiado a políticos, en su mayoría diputados y senadores del PRI, PAN, PRD y PVEM en las anteriores legislaturas, incluidos algunos que hoy son gobernadores estatales y otros que fueron candidatos presidenciales.

A estas alturas, cuando hoy a la una de la tarde aterrice el avión de la FGR que traerá desde España al exdirector de Pemex para enfrentar su proceso legal, no queda duda de que lo que traerá bajo el brazo Lozoya Ausrin tendrá el impacto de una “bomba política”, cuya onda expansiva alcanzará incluso el proceso electoral del 2021 y pondrá al descubierto la forma poco ortodoxa como operaba el grupo político de Enrique Peña Nieto en aras de conseguir sus objetivos.

Lo único que falta saber es si esa “bomba” será pareja y para todos los que aparezcan involucrados en los videos, grabaciones y señalamientos directos que hará Emilio Lozoya, o si se tratará de un “impacto selectivo” en el que se filtrará y seleccionará a quienes sí exhiben e imputan pública y judicialmente, dependiendo del partido al que pertenezcan y del beneficio político o electoral que signifiquen esos nombres. Del paquete de “información” que ofreció Lozoya Austin en su negociación, se sabe de al menos tres tipos de “aportaciones”, unas son conversaciones telefónicas y presenciales grabadas con exdiputados y senadores, sobre todo los que formaban parte de las comisiones de Energía en ambas cámaras, y también con algunos gobernadores estatales de esa época; otros son videos de algunos legisladores grabados en su oficina y algunos más son solo señalamientos.

Cualquier nombre que se maneje es mera especulación. Sin afirmar que ellos aparecerán en ningún video o señalamiento, en la discusión y aprobación de dictámenes sobre reforma energética participaron algunos encumbrados panistas, hoy gobernadores, como Francisco García Cabeza de Vaca y Francisco Domínguez, de Tamaulipas y Querétaro, respectivamente, y el nombre de Ricardo Anaya también estuvo en esa etapa. Pero también había perredistas, hoy morenistas, como Rabindranath Salazar, hoy subsecretario de Gobernación, y el entonces senador Zoé Robledo, ahora director del IMSS, o incluso varios miembros del PVEM, hoy aliados de la 4T.

Por lo pronto, persiste la duda de si el inevitable escándalo que se desatará con este tema será para exhibir realmente a todos los que participaron en alguna forma de corrupción para la aprobación de las leyes energéticas del peñismo, independientemente del partido al que pertenecieran entonces y ahora, lo que sería una forma de transparentar y evidenciar la forma corrompida y corruptora como operó el expresidente Peña Nieto y su Gabinete, o si se tratará de un “exhibición selectiva” en la que solo se expondrá públicamente a algunos, sobre todo a los opositores actuales a la 4T, lo que claramente sería un uso político del tema con miras a debilitar a los partidos de oposición rumbo a las elecciones estratégicas de 2021, donde peligra la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados y con ello el futuro del proyecto de López Obrador… Se baten los dados. Capicúa.

Imprimir
COMENTARIOS