×
Eduardo Castañeda Sarabia
Eduardo Castañeda Sarabia
ver +
Eduardo Castañeda Sarabia es originario de la Ciudad de México(1976) Periodista, devenido maestro, columnista, arreglista y compositor, empresario restaurantero y crítico cinematográfico-musical. Mitad capitalino, mitad regiomontano, escribió seis años para el diario Reforma, ofreció cátedra durante un año, y llenó estómagos por el resto de sus días en El Hijo de la Tostada, el restorán de su propiedad".

" Comentar Imprimir
16 Septiembre 2008 04:00:01
Cede Chan su estafeta a Li
El Reino Prohibido no es poca cosa. Sí, es una cinta más de artes marciales. Sí, es una cinta acerca de un niño que desea aprender a defenderse de los que lo golpean, y conocer mujeres, pero tiene un gran trasfondo detrás.

Con muchísimas referencias a "Viaje Hacia el Oeste", uno de los clásicos de la literatura china, "El Reino Prohibido" ofrece diversión a chicos y a grandes. Si le gustan las patadas, le va a gustar; si le gusta reírse con chistes blancos, también le va a gustar.

En otro hecho que me gusta tomar como una oficialización, Jackie Chan coprotagoniza junto a Jet Li, hoy poy hoy, las mayores estrellas mundiales en las artes marciales (reducirlos a karate y kung-fu sería una ofensa). Y tal es así el caso, que Chan, con sus 54 años, supongo le está cediendo la estafeta a Li, de 45 años. “El hombre que honra a su maestro se honra a sí mismo”, le dice Chan a Li en determinado pasaje del filme.

Con hombres volando, desafiando la gravedad y las leyes de la física, el guión presurosamente nos embarca en la ancestral China, tan de moda estos días, donde El Rey Mono necesita recuperar su báculo dorado, para volver a la vida, y reivindicar lo que ha hecho El Rey Jade, maloso y podrido de corazón.

La transformación del joven Angarano en un buen aprendiz es veloz, pero el director no forza las cosas, sólo da volumen y tono a su narración.

Su realizador, Rob Minkoff, sabe bien lo que les gusta a los infantes, y se los ofrece: así como en "El Rey León", "Stuart Little" y "La Mansión Embrujada", los problemas de personalidad, padres ausentes, y fortaleza interna, salen a colación de manera
espontánea.

En tono ligero, las dos horas y fracción del filme transcurren rápido, como los puños de Li, y son agradables como la personalidad de Chan. La conjunción de ambos era la que me causaba escozor antes de ver el filme, pero Minkoff sabe reunir ambos estilos fílmicos, y es grato el resultado.

No le tenga medio a las películas de artes marciales. Si bien, es una lógica que estén orientadas al público masculino, guiones como el de "El Reino Prohibido" acercan estos filmes a las nuevas generaciones. Y si bien no hemos visto un clásico desde "El Tigre y el Dragón" (2000, China, Ang Lee), y tampoco quiero ensalzar demasiado esta producción, sí estamos dejando claro que hay directores estadounidenses que pueden realizar bien su trabajo como observadores de artes marciales, y la legendaria China imperial.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5