×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
17 Octubre 2009 03:55:02
“Cero en conducta”
Vio la primera luz un 30 de octubre de 1960, en el barrio de Lanús, en Buenos Aires, Argentina, cuando los astros se alineaban presagiando que llegaría a ser el mejor futbolista del orbe (después de Pelé) y que su vida estaría rodeada por el escándalo y el conflicto

Una vez más, Diego Armando Maradona deja en claro que las reglas de urbanidad no se hicieron para él

Vio la primera luz un 30 de octubre de 1960, en el barrio de Lanús, en Buenos Aires, Argentina, cuando los astros se alineaban presagiando que llegaría a ser el mejor futbolista del orbe (después de Pelé) y que su vida estaría rodeada por el escándalo y el conflicto.

Se le recuerda en el Mundial de México 86, no solamente levantando la Copa, sino siendo la figura y metiendo goles de todos colores y sabores; tanto así, que hasta uno de ellos lo convirtió con “la mano de Dios”, en cuartos de final frente a los ingleses.

También en Italia 90 hizo de las suyas; tanto como futbolista, como tunante. En la fase de grupos, cuando Argentina enfrentó a la URSS, Pumpido sufrió una fractura y fue sustituido por Goicoechea al minuto 11; en la siguiente jugada, de nueva cuenta utilizó impunemente la mano “celestial”, esta vez, para evitar que su meta fuera batida.

Años después, conduciendo su propio programa de TV, llamado La noche del Diez, confesaría que cuando vencieron 1-0 a Brasil, en los octavos de final de Italia 90, le habían suministrado somníferos a Branco, disueltos en un bidón de agua.

Desde que jugaba en el Nápoles se le relacionó con la mafia, las drogas y la prostitución. Pronto se hizo pública su adicción a la cocaína y hasta fue suspendido por el Comité de Disciplina italiano.

En EU 94, al dar positivo por efedrina, lo sancionaron con 15 meses de castigo.

Ha tenido problemas con el fisco, disparado diabolazos sobre la prensa y estado al borde de la muerte en más de una ocasión; sin mencionar que también salió bueno para la copita y de buen apetito, lo que le acarreó problemas de obesidad.

Ahora, convertido en timonel de la albiceleste y cuando apenas le alcanzó para entrar de panzazo a Sudáfrica 2010, tras vencer agónicamente a Uruguay, festejó como si hubiera ganado el Mundial y se lanzó sobre la prensa, emitiendo declaraciones ofensivas, de mal gusto, que denotaron su falta de urbanidad y categoría.

En virtud de que este acto ocurrió en un partido sancionado por FIFA, el tío Blatter ha advertido que le abrirán un expediente y que probablemente sea, una vez más, suspendido por su soez comportamiento.

Ya se habían tardado, es un pájaro de cuenta disciplinariamente hablando… “cero en conducta”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5