×
Querida Ángela
Querida Ángela
ver +
La vida cotidiana nos presenta día a día infinidad de situaciones y en algunos casos necesitamos del consejo experto. Querida Angela es una columna que busca responder a todas sus preguntas. Escribe a: [email protected]

" Comentar Imprimir
08 Febrero 2009 04:00:34
Chica aterrada por boda de prima
QUERIDA ÁNGELA: Una prima que quiero mucho se va a casar dentro de poco y me pidió que fuera su dama de honor. Sentí muy bonito que me pidiera eso porque siempre hemos sido muy unidas y nos hemos compartido todo.

La estoy ayudando con todo lo de la organización, con la fiesta, el vestido, ya sabes todos los preparativos y hasta siento que estoy más emocionada que ella (ja, ja, ja, difícil de creer).

Lo único malo es que me pidió que durante el brindis diga unas palabras para ella y su novio, lo que me mata de miedo, pues soy muy tímida y siempre he tenido lo que le dicen “pánico escénico”.

Es raro, desde la escuela me daba miedo dar clase frente a mis compañeros de salón y me muero de la vergüenza cuando tengo que hablar con desconocidos. Ella sabe cómo soy, pero dice que sería un detalle muy bonito de mi parte que dijera unas palabras porque su noviazgo fue algo complicado y batallaron mucho para poder cristalizar su sueño de casarse.

Yo la comprendo, y aunque en el fondo me siento halagada con su invitación, sólo de acordarme de que voy a tener que pararme enfrente de todo el mundo ese día me pongo a temblar, se me revuelve el estómago y quiero salir corriendo.

Sé que la voy a regar y se me van a trabar las palabras cuando llegue el momento. He hecho algunos ensayos sobre lo que voy a decir y sinceramente sí he armado un discurso hermoso, breve, pero muy conmovedor. Hasta a mi novio casi se le salieron las lágrimas cuando practiqué con él, pero es mi gran trauma el tener que tomar el micrófono y decirlo delante de todos los invitados.

¿Hay alguna forma de superar ese trauma? En serio, me flaquean las piernas y es algo que me atormenta, ¿cómo le hago para hablar en público?

ELIZABETY

QUERIDA ELIZABETY: Es curioso ver cómo mientras algunas personas se pasan la vida tratando de llamar la atención de los demás, otros se encuentran más felices si pasan siempre inadvertidos.

De acuerdo con el psicoterapeuta Norberto Levy, por pánico escénico se entiende “la experiencia de sufrir una inhibición psicológica que perturba la posibilidad de desempeñarme en el rol que estoy ejecutando. En sus formas más intensas, se da en situaciones con muchos testigos u observadores, pero también ocurre en la charla con un amigo al que le quiero comentar algo y no lo puedo hacer por temor a qué dirá”.

La vergüenza, bochorno o como quieran llamarla es una sensación tan desagradable que a muchas personas le produce temor experimentarla.

No es que haya un secreto exacto para eliminar el miedo a “salir a escena”. Hasta diría que es algo natural y que aumenta conforme se acerca el acontecimiento que nos pone los nervios de punta. Pero pensándolo bien, puede resultar beneficioso si sabemos controlarlo y dirigir nuestra energía acumulada a dar lo mejor de nosotros.

Pero lo que va a ser nuestro mejor aliado para convertir el pánico en gusto escénico, es la preparación. Estar preparado es esencial para alcanzar nuestro objetivo. Estar preparada te hará invencible.

Nadie mejor que tú en esa fiesta sabrá expresar lo que sientes por la pareja. Además, piensa que se trata sólo de una fiesta familiar, donde la gente va a divertirse. No darás un discurso para evitar una guerra entre dos países ni nadie va a morir si cambias una palabra por la otra.

La clave está en tu mente, relájate, vas a hablar de dos personas a las que quieres mucho y lo que le importará a la gente será el contenido de tu discurso, no se fijarán si eres una experta oradora, porque dime, ¿quién lo es?

Un tip que podría ayudarte es, cuando llegue el momento de tomar el micrófono, imaginar que no hay nadie más en la sala más que tú y la nueva pareja de esposos, dirígete sólo a ellos. Cuando todo termine, vas a ver lo fácil que fue. No conviertas un momento tan bonito en una tortura, no tiene que ser así, sólo necesitas relajarte y divertirte.


Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5