×
Querida Ángela
Querida Ángela
ver +
La vida cotidiana nos presenta día a día infinidad de situaciones y en algunos casos necesitamos del consejo experto. Querida Angela es una columna que busca responder a todas sus preguntas. Escribe a: [email protected]

" Comentar Imprimir
15 Marzo 2009 03:00:06
Chica en depresión
QUERIDA ÁNGELA: Hola soy Marisol, creo que estoy en una situación de depresión, por lo tanto he pensado en suicidarme porque en realidad ya no quiero más molestias para mis padres.

He tenido varios enfrentamientos con ellos y ya no quiero molestarlos más. Yo soy la mayor de la familia, tengo 22  años, estoy estudiando Trabajo Social.

Ya no sé qué hacer, a veces noto que mis padres ya se hartaron de mí.

Son discusiones fuertes, ese tipo de vida que llevo hoy no la llevaba hasta que mi hermana se fue con el novio y todo cambió.

Para mí fue peor, más de lo que me imaginaba, ya no los entiendo o no me entienden, ya ni sé qué pensar de ellos, pero ojalá que yo esté en un error de desaparecer en sus vidas.

Pienso que es lo mejor para su vida de mis padres, para que ya no se peleen entre ellos mismos, al cabo yo no tengo hijos, soy soltera y no tengo a nadie que me necesite.

Es mejor ya dar fin a mi vida de una vez. A veces me pregunto para qué, por qué, por quién vine al mundo. Siento que a mis padres ya no les importa lo que siento. Bye.

MARISOL

QUERIDA MARISOL:
Lamento mucho la situación por la que estás pasando, pero debes sacar de tu mente esas ideas negativas, que sólo traerán a tu familia más sufrimiento del que ahora están viviendo.

Lo que sucedió con tu hermana seguramente desequilibró a tus padres, deben sentirse decepcionados y confundidos, pero eso no quiere decir que no te quieran o no se preocupen por lo que te pasa. Alguien a quien ellos aman les dio la espalda y los hirió, no les hagas tú lo mismo, no les hagas algo de lo que jamás podrán recuperarse.

Todos tenemos días muy difíciles: unos están llenos de cansancio, otros de problemas, otros de tristezas. Pero así como esta realidad debe ser, aceptemos una cosa que tal vez sirva de consuelo: mañana será otro día.
Cuántas veces nuestro panorama se ve triste, desalentador y agobiante, y súbitamente algo pasa y encontramos solución a nuestros problemas y algo que parecía no tener solución, se resuelve fácilmente.

El tiempo cierra heridas y suaviza resentimientos.Dicen que uno de los secretos para ser feliz es darse y servir a los demás sin esperar que te lo agradezcan.

Mucha gente que ha atravesado por etapas de depresión dice que hacer trabajo humanitario es de gran ayuda. Quizá resolver el estado de ánimo de tus padres no esté en tus manos, pero puedes resolver el tuyo mismo y con eso mejorarán las relaciones en casa. Tú tienes el poder de encender una vela que dé un poco de luz en medio de la oscuridad.

Inscríbete en algún programa de ayuda a gente necesitada, eso te ayudará a descubrir las bendiciones de tu vida, y valorarás todo lo bueno que tienes, en vez de “clavarte” pensando en lo negativo que te está afectando.

La depresión es un pozo, se va haciendo cada vez más profundo, lo importante es que es posible salir de él, si pones el empeño necesario.

No dudes en pedir ayuda. Por la naturaleza de la carrera que estudias, estoy segura de que habrá a tu alrededor terapeutas que te puedan ayudar.

Hay que hablar, es la mejor manera de desahogarte y sacar todo lo que traes dentro y te oprime, no tienes que cargar tú sola con lo que te hace sentir mal.

Cuando te sientas agobiada por los problemas, el cansancio o el dolor, dí con firmeza: “¡Mañana será otro día!”. Y te aseguro que ese día será mejor.

Siempre hay una esperanza y un motivo para vivir, hay que recuperarlo.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5