×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
18 Noviembre 2018 04:00:00
Coahuila en manos delincuenciales
El testimonio del extesorero de Coahuila, Javier Villarreal Hernández, presentado ante las autoridades estadunidenses, confirma que nuestro estado fue saqueado criminalmente por Humberto Moreira y su equipo más cercano. El exsecretario de Finanzas detalló al fiscal de San Antonio, Texas, Rusell Leachman y el fiscal Anticorrupción de España, Juan José Rosa, la manera en que juntos, él y su patrón Humberto, junto con otros cómplices, se embolsaron 14 mil millones de pesos del erario. Además, aseguró tener las pruebas que respaldan sus dichos.

Al respecto, lo primero es poner de manifiesto la profunda indignación que surge al darse cuenta de que, mientras las autoridades de otras naciones continúan sus investigaciones en contra de Humberto Moreira, en México, y especialmente en nuestro estado, en donde el daño fue hecho, las autoridades se han dedicado a encubrirlo en su intento por garantizar que sus delitos queden impunes.

En Coahuila, su hermano y cómplice Rubén, usó todo su poder como gobernador para obstaculizar, abiertamente, cualquier intento por llevar a Humberto ante la justicia. A nivel federal su otro cómplice, Enrique Peña Nieto, también utilizó su cargo para rescatarlo de la cárcel de España en la que había sido recluido a principios de 2016, haciendo lo que jamás un presidente de la República había hecho por un ciudadano: poner a las instituciones mexicanas al servicio del exgobernador prisionero, lo que incluyó la intervención directa de la entonces procuradora general de la República, Arely Gómez.

Hay, por supuesto, algunos otros asuntos más para considerar. Por ejemplo, el papel del auditor superior del Estado, Armando Plata Sandoval, quien calienta ese sillón desde octubre de 2007, y que de manera misteriosa –lo digo, obviamente, en el tono más sarcástico posible– jamás se dio cuenta de nada. Por sus narices, desfilaron los miles de millones de pesos desfalcados por Humberto y sus secuaces de las arcas coahuilenses y a Plata Sandoval, lo único que le faltó, fue aplaudir.  No es de extrañar, para nada, la ratificación en su cargo con que la bancada priista en el Congreso local le pagó el favor en 2014.

Y hablando de los lacayos, hay que recordar en este espacio a todos los legisladores del PRI que a lo largo de estos años han servido de tapaderas del ladrón y de su hermano, incluyendo, por supuesto, a los que, habiendo pertenecido a la oposición, por unas cuantas monedas vendieron su dignidad para hacer las veces de tapete en el que Humberto y Rubén limpiaron sus enlodados zapatos. Si tuvieran un poco de vergüenza pedirían perdón a las y los coahuilenses que les dieron su confianza a través de un voto del que resultaron ser indignos.

Pero, tal vez, lo más lamentable sea que el actual Gobierno estatal, a pesar de sufrir las carencias propias de haber recibido un estado que fue saqueado por las dos gestiones anteriores, siga con su afán de proteger a los Moreira. No sólo eso, sino que, poco a poco, van siguiendo los mismos pasos que sus antecesores, evidenciando lo bien que le aprendieron sus lecciones al “profe Moreira”.

¡Pobre Coahuila, que ha caído en manos delincuenciales que se niegan a soltarlo!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5