×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
01 Septiembre 2019 04:09:00
Código de conducta personal
Queridos amigos: Agradecidos con Dios por otra semana más de vida y muchas mamás también porque sus hijos ya entraron a la escuela. ¡Bendito sea Dios!, son las expresiones que he escuchado por ahí, pues no saben ya qué hacer con ellos con tantas vacaciones, se acaban las opciones para algunos, para otros no, pues planean muy estratégicamente. Hay de todo en la viña del Señor, pero sin duda alguna recordemos que tener a nuestros hijos, sean como sean, es una bendición, hay quienes ya no los tienen, así que a valorarlos, amarlos y a llenarnos de paciencia, pero ojo, todo tiene un límite, absolutamente todo, y habrá que poner límites a quien lo requiera.

Y hablando de límites, así como de respeto, que es un valor mundial e indiscutiblemente necesario para toda convivencia sana en cualquier lugar, habrá que tener cada individuo un código de conducta personal. ¿Qué quiero decir con esto? Que nadie, absolutamente nadie, tiene por qué pisotear la dignidad de nadie, leyeron bien, de nadie. Si se tienen personas a cargo, el respeto es imperante en cualquier situación. Así con los hijos, compañeros de trabajo, familia, amigos, pareja, o sean desconocidos.

Habrá personas a las que este valor les pasó de noche o no tuvieron una educación adecuada, o si la tuvieron, la dejaron olvidada por el camino de la vida. El código de conducta personal te llevará a diseñar tu propósito de vida, y ello te llevará en gran manera a la felicidad, el realizar tu misión de vida, el saber a qué viniste a este mundo terrenal. No importa si las circunstancias son agradables o no, si tienes éxito o no, el éxito es personal, con base en lo que tú quieres lograr, lo otro es fama. Cuánta y qué tipo de compañía tienes, tampoco importa si estás enfermo o no, o si tienes una gran fortuna o no. Siguiendo tu código de conducta, puedes ser feliz durante con cada paso que das en esta vida. Aunque es cierto que en ocasiones perdemos el rumbo, es la misma dinámica de la vida y de quienes te rodean, si no estás despierto ni cuenta te das que te arrastran, así que despierta y no te dejes arrastrar por el contexto, puedes estar dentro de un grupo de personas con diversidad de formas de pensamiento, culto, educación, creencias, experiencias, etcétera, y habrá que desarrollar la aceptación, la tolerancia, nuevamente les menciono el respeto, y cuando la otra persona no te respeta, poner límites sería una recomendación, guardar silencio ante una situación incómoda, ante palabras necias oídos sordos.

Recordemos que cada paso será lo que tú quisiste hacer consciente o inconscientemente, por eso los invito a estar más despiertos, de esa manera harán las cosas como realmente quieran hacerlo. Meter la pata es normal y común, pero quién no ha metido la pata, creo todos, y cientos de veces, unos más que otros, sin duda, pero lo importante es no cometer el mismo error, pero bueno, dicen que el hombre es el único ser que se tropieza dos veces y yo diría hasta cinco veces con la misma piedra.

Sería formidable que cada uno diseñara su código de conducta personal, sustentado en el respeto a sí mismo (a) y así podrá hacia los demás, recordando que no podemos dar lo que no se tiene. No olvidemos que todos venimos a este mundo con un propósito de vida, el cual el principal es crecer espiritualmente, eso es lo que nuestra alma viene a hacer, así como trascender.

Diseñar tu propio código de conducta es sencillo como lograr que cada uno de tus pensamientos, decisiones y acciones se realicen con base en:

- La razón correcta

- La forma correcta

- La cantidad correcta

- El momento correcto

Y todo ello actuando con integridad.

Si hallas las respuestas correctas a estos cuatro criterios, es posible que tus acciones te entreguen algo diferente a lo que estás buscando, ya que no se trata de que te mande la novia (o), o volverte millonario (a), o cualquier cosa que el ego te demande. Pero lo que seguramente si sucederá es que, al contestar bien estos criterios, te entregarán lo que tu alma necesita para seguir creciendo. Esto se trata del despertar de la conciencia, seguir desarrollando tu habilidad para entender lo que te dice tu alma y algún día serás capaz de prever lo que te va a decir antes de que te lo diga. Y recordar, y me lo recuerdo yo misma, que una de tantas preguntas que nos hacemos de las cosas que nos suceden día a día, es ¿para qué? No ¿por qué? Pues con esta pregunta: ¿Para qué?, dejaremos de sufrir esos eventos incómodos de nuestra vida, y tomarlos como lo que realmente son: una bendición.

Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65