0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
19 Septiembre 2011 03:00:08
Comerciales cualitativos
Escuchar Nota
Estoy segura de que los comerciales de televisión que mejor recuerda son los que le provocan algún sentimiento, bueno o malo. Los que le hacen evocar alguna escena de su vida de niño o la plática con algún ser querido que ya no está con usted.

La publicidad se ha convertido en todo un hito que cuenta los cambios sociales que ha vivido el mundo, pero que, sin duda, también debe reflejar lo que los consumidores sienten sobre cierto producto que se vuelve parte de su cotidianidad. Por ejemplo, es incuestionable la forma en que la más famosa marca de refrescos se ha vuelto parte de nuestra vida, casi de forma instantánea hay momentos en los que su presencia es imprescindible, incluso, si no es gran bebedor de la gaseosa, algunos comerciales o eslogan pueden hacer que vuelva a su mente algún recuerdo. Esta marca provoca una emoción sin necesidad de “pedir” al público que la compre.

Me refiero a esto porque hace unos días, durante un seminario de mercadotecnia organizado por Televisa, su encargado de ventas aclaró a los anunciantes y otras empresas televisoras que si quieren que la audiencia vea sus comerciales deben centrarse en valorar más el efecto cualitativo del anuncio, el que va enfocado a resaltar las emociones que éste puede provocar en las personas.

¿Qué tiene esto de significativo? ¡Mucho! Si estamos hablando de mercadotecnia, donde lo importante es vender un producto casi a costa de lo que sea, enfocarse en los sentimientos que se provocan en las personas es un signo que pone de relieve la importancia que tiene que uno esté a gusto con lo que compra. Quiere decir que, tal vez por primera vez, quienes buscan vender se fijan que lo que te llega al corazón es muy difícil de olvidar y, por ende, tiendes a buscarlo y a tratar de conservarlo mediante la compra.

Seguramente los estudiosos del área de mercadotecnia y los publicistas dirán que no se trata de algo nuevo, pero lo que sí puedo decirle es que tomar en cuenta los sentimientos de las demás personas en algo tan trivial y “capitalista” como la publicidad, dice mucho de la empatía que tiene que prevalecer en una sociedad incluso cuando se habla de trueques comerciales y más en los tiempos que vivimos ¿no le parece?

¡Fíjese bien!

» “Si todos vivimos en un mundo de emociones (…) ¿cómo es que la publicidad no se rige por esas misas métricas”, señaló Alejandro Quintero, encargado de ventas publicitarias de Televisa.

» Él propone agregar a la valoración de la publicidad un método de investigación que exponga los posibles consumidores de un spot de televisión y luego aplicarles una encuesta.

» A través de ella, además de medir el lado cuantitativo de la influencia del anuncio, también se hace un análisis cualitativo donde se mida la emoción que el entrevistado siente al ver el anuncio y la posible conexión con la marca.

» El mismo ejecutivo pide que las marcas sean creadoras de contenido y los creadores de contenido se conviertan en marcas.

» Los comerciales deben colocarse dentro de un entorno amigable, dentro de programas que los emocionen, para que obtengan más éxito, dijo Quintero.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22