×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
30 Marzo 2020 04:00:00
‘¡Cómo Destruir a México!’, nuevo manual de Obrador
Escuchar Nota
Como todos saben, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador es un escritor prolífico.

Sus biógrafos dicen que tiene en su haber casi una veintena de títulos, algunos de reciente creación, como la Cartilla Moral y Hacia una Economía Moral, que se pueden ver entre las novedades de librerías.

Y seguro pronto veremos en librerías el que podría ser el mayor best seller de Obrador, titulado ¡Cómo Destruir a México!, con el subtítulo siguiente: “Hazaña lograda en solo 16 meses”.

En realidad se trataría del manual que recoge las potentes experiencias del “inteligente” Presidente mexicano, López Obrador, quien en solo 16 meses hizo lo que nadie en el mundo y menos en la historia: destruir a todo un país de más de 120 millones de mujeres y hombres, sin que la mayoría de esos millones de mexicanos se atreviera a chistar.

Sí, el arduo trabajo de acabar con México, con su economía, su sistema de salud, su precaria seguridad y educación; de destruir millones de empleos, de empujar de vuelta a la pobreza extrema a millones de ciudadanos que ya habían abandonado esa condición, la llevó a cabo López ante los ojos de millones de personas que no se atrevieron a decir una sola palabra.

Peor, seguramente el manual titulado ¡Cómo Destruir a México! nos dará luz sobre ese misterio digno del más rebuscado culto, que hizo posible que en un tiempo récord fueran destruidas industrias “motor” -como la turística, de la construcción y automotriz, entre otras-, en medio del aplauso impensable de no pocos ciudadanos mexicanos; intelectuales, hombres de ciencia y de empresa, periodistas y hasta reputados escritores.

Y es que la genialidad de López Obrador no solo está en la habilidad para destruir -en solo 16 meses-, un país que nos llevó décadas construir a los mexicanos, sino que la mayor habilidad se localiza en el secreto de llevar adelante esa destrucción sin oposición, sin el rechazo colectivo, sin el reclamo de los grandes hombres de empresa, de los reputados intelectuales y sin enfrentar el enojo social, volcado en las calles.

¿No es un milagro, digno de un prohombre, como Obrador?

Sin embargo, lo más llamativo, por increíble que parezca, es que aún hoy son muchos los mexicanos -por lo menos uno de cada tres- que siguen aplaudiendo y hasta venerando al que, en los hechos, se convirtió en el sepulturero del México más democrático que conocimos en la historia, del de mayor crecimiento en el empleo, en el bienestar, en el desarrollo turístico, automotriz y con la mayor estabilidad económica.

Y acaso por el misterio que encierra el milagro de “destruir a México en solo 16 meses” -sin que nadie se haya atrevido a chistar-, la parte medular del nuevo manual de López Obrador será la revelación de otro no menos asombroso fenómeno de masas: el prodigioso engaño colectivo que movió a 30 millones de almas a creer en un hombre no solo analfabeta, sino ignorante de los básicos del ejercicio del poder, que no tiene la más elemental cultura democrática y que asoma serios problemas de personalidad, que lo han llevado a decir más de 22 mil mentiras en esos 16 meses.

Por eso, en el nuevo manual de AMLO, ¡Cómo Destruir a México!, encontraremos respuesta a incógnitas de imposible respuesta para la ciencia.

¿Cómo fue posible engañar a esos 30 millones de seres humanos que llevaron a López Obrador al poder en México? ¿De qué tamaño y qué poder tenía y tiene el engaño que se hizo tragar a esos 30 millones, como para que hoy muchos de ellos sigan bajo los efectos de esa pócima?

Y obligan las preguntas porque, por ejemplo, hoy México es más inseguro y los mexicanos viven una mayor violencia, en tanto que son de escándalo e históricas las cifras de muertes violentas, de feminicidios, de secuestros y de mujeres y niños muertos.

Hoy el desempleo es mayor que en los gobiernos de Calderón y Peña, en tanto que las oportunidades de salir de la pobreza son menores.

Hoy las mujeres, los jóvenes y los niños de México viven peor que en los gobiernos de Calderón y Peña; la salud es peor, los empleos son peores, los peligros de enfermar son mayores y las posibilidades de bienestar para millones de mexicanos están más lejos que nunca; son peores que cuando Obrador decía que estábamos peor, en los gobiernos de Calderón y Peña.

Hoy es más difícil que un trabajador pueda tener una casa; es más complicado que los niños tengan una mejor educación; es casi imposible que un mexicano pobre pueda tener un mejor empleo.

Hoy la democracia está amenazada y muertos principios fundacionales como “sufragio efectivo no reelección”, como “división de poderes”, como “Estado laico”, como “partidos opositores” y como “libertad de expresión”.

Y todo eso fue destruido por un solo hombre, el mexicano ejemplar que, en solo 16 meses, acabó con un país de más de 120 millones de mexicanos.

Sí, no dejen de leer y releer el manual de AMLO ¡Cómo Destruir a México!… En una de esas a ver si todos aprendemos algo.

Al tiempo.

Imprimir
COMENTARIOS