×
Sancadilla
Sancadilla
ver +
Columna de la Agencia Reforma

" Comentar Imprimir
07 Septiembre 2012 03:00:34
Cómo hemos cambiado
Hace 23 años un “caudillo” llamado Emilio Maurer inició una rebelión para darle una sacudida a Televisa, quitándole los derechos de televisión de los equipos de la Primera División y más tarde los de la Selección Nacional para abrir una competencia con la desaparecida Imevisión, a fin de hacer un paquete más jugoso de pagos, que beneficiara a la mayoría de los clubes y no sólo a unos cuantos.

En su afán de cambiar al futbol mexicano, no sólo sembró la semilla de la rebeldía entre los clubes, sino que le pagó al monopolio con la misma moneda, comprando votos para arrebatarles la presidencia de la FMF para colocar a Francisco Ibarra al frente.

En 1989, América y Necaxa fueron los únicos que se negaron a aceptar las condiciones de Maurer y a través de su grupo de abogados se salieron del paquete televisivo.

Años después, el “caudillo” fue traicionado, le quitaron el poder en la Federación, persiguieron al Puebla por todo el país, apoyados por instancias gubernamentales hasta que obligaron a Maurer a vender el club y hasta lo metieron a la cárcel. ¡Qué diferencia ahora, que se ha roto el duopolio, pero en igualdad de circunstancias!


ALMAS VENGATIVAS

Dicen que entre naciones hermanas no hay nada como el trato equitativo para fortalecer los vínculos.

Por eso, la gente del Estadio Nacional de San José, en Costa Rica, ya le tiene “apartados” muchos lugares a los aficionados mexicanos que hoy se desplazarán a ese inmueble para el duelo eliminatorio de ticos y “Tri”.

La bronca es que quienquiera que vista de verde será conducido a la parte más alta del estadio, allá lejos, donde por más que griten nomás nadie los va a escuchar... Dicen las malas lenguas que esta decisión es una respuesta al trato que el Estadio Azteca le da a los visitantes al mandarlos casi al techo donde apenas se aprecian “hormiguitas” en lugar de jugadores, algo que no le ha caído en gracia a quienes manejan el Estadio Nacional, por lo que ahora los ticos se van a dar el gusto de hacerle lo mismo a los mexicanos.


EL DISCURSO

Difícilmente el presidente Felipe Calderón olvidará su última recepción a un campeón del futbol mexicano, en este caso Santos, a Palacio Nacional.

Y es que además de la camaradería entre el Mandatario federal y Alejandro Irarragorri, hubo un detalle en el discurso del directivo del club lagunero que hizo inolvidable ese momento.

Todo comenzó bien cuando el dirigente de los Guerreros destacó que 2006 fue un año fundamental para ambos, ya que Calderón Hinojosa comenzó su gestión y Grupo Modelo retomó las riendas de Santos. Después vinieron los recuerdos, primero la inauguración del TSM en noviembre de 2009 y luego la dramática semifinal del Mundial Sub 17 entre México y Alemania 2 años después.

hasta que llegó el momento clave del “speech”: “Aquella vez en el 2008 me acuerdo hacer un compromiso de que desde nuestra trinchera íbamos a luchar por su proyecto de nación, nunca me imaginé que lo de trinchera iba a ser literal, sin embargo de esas crisis y situaciones complejas que nos ha tocado vivir hemos salido fortalecidos”.

¡Uppps..! por supuesto que el discurso tuvo la mejor de las intenciones, peeero en ese instante el rostro se le descompuso a Calderón.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65