×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
16 Diciembre 2018 03:10:00
Complicidad Criminal
Las comparecencias de Blas Flores Dávila, secretario de Finanzas de Coahuila y de Teresa Guajardo Berlanga, secretaria de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la entidad ante el Congreso local, con motivo de la glosa del Primer Informe del gobernador Miguel Riquelme Solís, son otra evidencia de que, ambos, dedican gran parte de su día a encubrir a los criminales de la megadeuda y de las empresas fantasma y, por tanto, son sus cómplices.

El primero no ha realizado esfuerzo alguno por recuperar, para las arcas de Coahuila, ni un peso de lo desfalcado por las administraciones de Humberto y Rubén. En cambio, sí se vanagloria de haber logrado una renegociación que, supuestamente, generará ahorros en 2019 por 520 millones de pesos. Pero, incluso si fuera cierto ¿de qué servirán si se vuelven a exceder en el presupuesto aprobado casi 4 mil millones de pesos para destinarlos a asesorías y a publicidad oficial como hicieron este año, sin la debida autorización del Congreso?

Por otra parte ¿para qué necesita Coahuila una Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas si su titular se niega a responder preguntas sobre los asuntos más relevantes de su competencia? ¿No estamos ante un flagrante caso de encubrimiento cuando Teresa Guajardo evade explicar qué ha ocurrido con los procedimientos en contra de los extesoreros de Coahuila, Jesús Ochoa e Ismael Ramos?

La realidad es que no deberíamos sorprendernos, pues, ambos funcionarios estatales son parte de la herencia que dejó Rubén Moreira, de la que no se ha podido –o querido– deslastrar la actual administración. Recordemos que Blas Flores fungía como rector de la UAdeC, institución clave para las maniobras electorales del PRI de los Moreira en Coahuila, y que llegó a Finanzas con un pasado más que oscuro por las inconsistencias detectadas por las Auditorías Superiores en las cuentas de dicha institución educativa.

Por su parte, Teresa Guajardo Berlanga, proviene de ser la máxima tapadera de los Moreira desde el Instituto Coahuilense de Acceso a la Información que presidió por 13 años. Ambos, Flores y Guajardo, son cuadros del moreirato claramente dejados en puestos clave de la administración estatal para impedir que sean investigadas sus fechorías. Son parte del precio que tuvieron que pagar quienes heredaron el poder.

Pero la pregunta aquí sigue siendo ¿hasta cuándo se va a tolerar que los Moreira continúen marcando el destino de Coahuila? ¿En qué momento la actual administración se va a deslastrar de ese par de criminales que tanto daño ocasionaron a la entidad? ¿O es que tenemos que resignarnos a reconocer que el moreirato continúa, aunque su apellido ya no aparezca en la oficina del titular del Ejecutivo estatal?

Los coahuilenses no merecemos que la entidad siga atada a ese grupo delincuencial que la gobernó durante 12 años. Quienes protegen activamente a Humberto y Rubén deben dejar sus cargos y ser señalados por su complicidad; lo mismo en el Ejecutivo que en el Congreso, en donde los legisladores del PRI y sus aliados siguen actuando a favor de los Moreira y en contra de los ciudadanos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5