×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Lulú De Koster es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Actualmente es integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila) y los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
18 Marzo 2020 04:05:00
Compras urgentes
Escuchar Nota
La pandemia del Covid-19 hay que atenderla. Coahuila y los estados del país se encaminan a la siguiente fase de la contingencia sanitaria a una gran velocidad. La suspensión de clases, la cancelación de eventos masivos, el cierre de puertos marítimos y aeroportuarios y los posibles paros de labores de la industria en las regiones de México advierten la peligrosidad de lo que viene en esta curva de contagios, que se irá agudizando en las siguientes semanas según lo advierten las instancias de salud.

En Coahuila y los estados de la República, en los últimos años, se han registrado emergencias no solo sanitarias, sino desastres medioambientales, inundaciones, tornados, incendios forestales o desborde de ríos, que obligaron a las autoridades a realizar compras de insumos y materiales sin licitación, y bajo condiciones diferentes a las de un proceso abierto, con ejecución en cortos períodos de tiempo por la celeridad con la que se requieren productos químicos, rentas o compra de equipos, cobijas, medicamentos, colchonetas, despensas, etcétera. Aunque en algunos casos se ha cuestionado desde los medios de comunicación, la repentina aparición de firmas y consorcios dispuestos a entrar en la puja y que resultan ganadores del o los contratos.

Los imprevistos obligan a tomar decisiones inmediatas que garanticen la prevención y atención sanitaria generada, en este caso, por “el coronavirus”. Obliga a que en clínicas y hospitales públicos cuenten con los insumos mínimos para hacer frente a la emergencia por el número de contagios que podría ir en aumento.

Las compras, adquisiciones o arrendamientos que se necesiten para contener y solventar las exigencias que surjan por la pandemia anunciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), deben concretarse con el apego a la legislación, con la celeridad que el momento lo demanda, pero de forma transparente, observada y sin dar pie a dudas sobre el o los procesos que se tendrán que hacerse como parte de la estrategia de Gobierno.

En la entidad, la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Contratación de Servicios para el Estado de Coahuila establece claramente el esquema de compra por contingencias o situaciones fortuitas y la justificación de obviar un proceso de licitación pública para la adquisición de bienes, insumos o servicios.

El Artículo 64 señala que “las dependencias y entidades, bajo su responsabilidad, podrán fincar pedidos o celebrar contratos de adquisiciones, arrendamientos y servicios, sin sujetarse al procedimiento de licitación pública, a través de los procedimientos de invitación a cuando menos tres personas o de adjudicación directa”.

Lo anterior podrá ocurrir, entre otras causas y según la misma ley, cuando: 1) peligre o se altere el orden social, la economía, los servicios públicos, la salubridad, la seguridad o el ambiente de alguna zona o región del estado como consecuencia de caso fortuito o de fuerza mayor, o 2) cuando existan condiciones o circunstancias extraordinarias o imprevisibles, entre otros factores.

Luego de las últimas reformas a esta legislación publicada en el Periódico Oficial el 6 de enero de 2009 y con la última adición del 12 de julio de 2019, es posible prevenir desde la visión estatal, cualquier proceso de adquisición o adjudicación de contrato o contratos fuera de la legalidad y es posible advertir el alcance de esta normatividad que permite evitar que se diga que a “río revuelto, ganancia de pescadores”.






Imprimir
COMENTARIOS