×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
30 Agosto 2019 03:52:00
Comunicar y gobernar
“El liberalismo es la filosofía de nuestro tiempo, porque sabe que el pasado es menos importante que el futuro”

Pierre Elliott Trudeau


Recuerdo la gran capacidad de comunicación de Pierre Elliott Trudeau. Sus discursos eran brillantes y los pronunciaba por igual en inglés o francés. Se vestía siempre de manera elegante y adornaba su solapa con una flor. Sonreía con facilidad y se acercaba a la gente. Fue el protagonista de la primera Trudeaumanía. Ejerció el cargo de primer ministro de Canadá de 1968 a 1979 y de 1980 a 1984.

La era de Trudeau fue la respuesta de Canadá al breve Camelot de John F. Kennedy en Washington de 1961 a 1963. Trudeau era un gobernante carismático, de ideas liberales, casado con Margaret Sinclair, una hippie 29 años menor que él, cuya rebeldía y bipolaridad le generaron fuertes dolores de cabeza, en parte por sus amoríos con personajes célebres y su uso de drogas. Margaret le daría tres hijos, entre ellos Justin, el Trudeau que actualmente gobierna Canadá.

A Pierre le tocó lidiar con los inicios del movimiento independentista de Quebec, la provincia francófona de la que era originario. Si bien fue un gran defensor de la cultura francesa, siempre defendió la permanencia de Quebec en Canadá. El Frente de Liberación de Quebec (FLQ), una guerrilla urbana marxista, secuestró en 1970 al cónsul de comercio británico, James Cross, y a Pierre Laporte, ministro de trabajo de Quebec. Trudeau decretó un estado de guerra que le dio enormes poderes. Laporte apareció muerto. Cinco miembros del FLQ fueron enviados a Cuba en un intercambio por la vida de Cross.

Canadá es uno de los países más prósperos del mundo, en buena medida por las políticas liberales que desde siempre ha adoptado. El nuevo Trudeau en el cargo de primer ministro se encuentra en constante conflicto con un Estados Unidos encabezado por la figura conservadora y autoritaria de Donald Trump, como su padre lo estuvo con Richard Nixon y con Ronald Reagan.

El liberalismo de Trudeau estaba terciado con un ánimo intervencionista en la economía que estaba de moda en aquel tiempo. Si bien rechazó los controles de precios y salarios promovidos por Nixon en Estados Unidos, y prefirió hacer recortes de impuestos para combatir la inflación, mantuvo una política de alto gasto social y de déficit de presupuesto.

No hay gobierno perfecto y el de Trudeau no lo fue, pero su mandato subrayó que el atractivo personal y la capacidad de comunicar son de enorme utilidad para ejercer el poder. Cuando un gobernante comunica bien, los electores prestan menor atención a sus errores y aplauden cualquier acierto. Ese carisma personal y la capacidad de comunicar las ha heredado Justin.

En México tenemos hoy un gobernante que habla lento, que comete errores de dicción y de gramática, pero que tiene una gran capacidad de comunicación con el pueblo llano. Esa es la razón por la que Andrés Manuel López Obrador mantiene una alta popularidad a pesar de sus errores.

Ningún gobernante es perfecto, pero los que comunican bien tienen mejores posibilidades de mantenerse en el poder y de impulsar sus políticas. Pierre Trudeau lo hizo en su momento, Justin lo ha logrado hasta ahora. López Obrador es el mejor comunicador que hemos tenido en la Presidencia de México
en mucho tiempo.

Pierre Trudeau convenció a los canadienses en su momento de que él representaba el futuro y no el pasado. Ese debe ser hoy el objetivo de López Obrador en su informe del domingo.



En ruinas

“Recibimos un país en ruinas”, me dijeron varios integrantes de la 4T el año pasado citando las cifras de homicidios dolosos. Eran 16 mil 625 hasta julio, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en camino a un año récord. En este 2019, sin embargo, llevamos ya 17 mil 164 hasta el mismo mes de julio.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5