×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
14 Junio 2010 03:24:49
Con el sello de la casa
Marco Antonio Rodríguez Moreno hizo su debut en Sudáfrica 2010 dirigiendo el duelo entre Alemania y Australia.

Inició con el sello de la casa, amonestando al alemán Mesut Ozil. Según la opinión del Chiquimarco, por tratar de engañarlo fingiendo una falta. Sin embargo, el jugador germano cayó al césped por inercia de la jugada.

Enderezó su trabajo al pitarle amarilla al defensor Craig Moore, de Australia, por reclamos airados y reiterados sobre su árbitro asistente, pidiendo por enésima vez fuera de lugar.

Excelente en el segundo tiempo al no conceder como penal unas manos de Mertesacker en su propia área penal, existentes, pero no deliberadas. La expulsión de Tim Cahill, al minuto 56, fue polémica, ya que estaba en la frontera entre la roja y la amarilla. Bien pudo mostrarse indulgente y sacarle la preventiva, tomando en cuenta que Australia lucía como clara víctima en el partido.

Sobresaliente el trabajo de sus asistentes José Luis Camargo y Alberto Morín, quienes con puntería de apaches ayudaron a que los teutones hicieran cera y pabilo de la débil defensiva australiana.

Una calificación aprobatoria. Enhorabuena. La tripleta puso muy en alto el nombre del arbitraje mexicano.

Mitología tricolor

En México, el técnico del Tri se ha vuelto un ser mitológico al que no se le debe cuestionar y que tiene la facultad de hacer y deshacer a su antojo lo que se le pegue la gana; es decir, puede convocar a los jugadores que él quiera, vetar ¿literalmente? a quien se le antoje, en pocas palabras: ser el “dueño del balón”.

Me gustaría empezar por el caso de “los naturalizados”. Según mis cuentas, hasta el momento ninguno de los jugadores “extranjeros” que se han puesto la verde ha marcado diferencia. Desde la caprichosa convocatoria de Daniel Caballero para el Mundial Corea-Japón del 2002 en la primera etapa de Javier Aguirre, hasta la paupérrima actuación dada por Guille Franco en la inauguración del Mundial Sudáfrica 2010.

¿Ustedes creen que Óscar Pérez sea considerado unánimemente el mejor cancerbero del balompié nacional?

¿Por qué Gerardo Torrado funge como capitán?, digo, porque fue evidente que cuando los jugadores se reúnen formando un círculo, que fue Rafa Márquez quien llevó la voz cantante arengando, asumiendo el liderazgo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5