×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
17 Septiembre 2020 04:09:00
Con Hulk a las patadas
Escuchar Nota
Comparto una anécdota: sucedió en Guadalajara hace ya como 20 años y la reveló el propio mensajero.

La Secretaría de Gobernación decide, literalmente, purgar a los directivos del penal de máxima seguridad de Puente Grande por los excesos y omisiones cometidos, y vaya que en esa época excederse ya era mucho, por la tolerancia y cobijo a los actos de corrupción.

Llega un enviado a platicar con los señalados y avisarles de la decisión: tienen que dejar el puesto a la brevedad.

Los directivos reviran que no renunciarán y que, si hay algo en su contra, pues que lo prueben. Obtienen por respuesta un contundente “los acusamos de corruptos, no de… tontos. Renuncien, pero ya, o de lo contrario les echamos la caballada, les vamos a revisar hasta las cuentas de su abuela”.

Todos renunciaron. Sabían lo que enfrentarían de no hacerlo. Eran otros tiempos, otros modos, los de los arreglos por debajo de la mesa, en lo oscurito. Ahora, ya todo es transparente, pero en el fondo es lo mismo: que nadie cuestione o se oponga, ya que es tanto como ponerse con Hulk a las patadas y la pasará mal, muy mal.

Solo a manera de ejemplo, antes se amenazaba a un juez en la privacidad de su despacho, pero ahora se hace desde la máxima tribuna de la Patria, en donde todos los mexicanos –al mismo tiempo que los miembros del Gabinete, los ministros y los legisladores–, nos enteramos de lo que es correcto o incorrecto ese día: las mañaneras.

Todo esto en relación con que la UIF bloqueó las cuentas bancarias de Salvador Alcántar, presidente de la Asociación Estatal de Usuarios de Riego de Chihuahua; de Eliseo Compeán, Presidente Municipal de Delicias, y del exgobernador priista, José Reyes Baeza.

Tendrán sus pecadillos, seguro, pero curiosamente los tres son señalados de encabezar las movilizaciones de los agricultores de aquel estado que se niegan a que vacíen sus presas para el trasvase de agua a Estados Unidos, ya que el tratado vigente habla de demasías y escurrimientos, pero no del líquido almacenado, y como en Chihuahua se padece sequía, pues hay bronca.

En fin, ahora todo será más transparente, es cierto, pero en el fondo todo es igual: no hay quién aguante la caballada del Gobierno federal, nadie.
Imprimir
COMENTARIOS