×
Germán Martínez Cázares
Germán Martínez Cázares
ver +

" Comentar Imprimir
16 Septiembre 2013 03:00:40
Congreso, ¡fuera máscaras!
A 200 años del primer Congreso nacional -aquel Congreso de Anáhuac convocado por José María Morelos en la ciudad de Chilpancingo-, los diputados y senadores de hoy necesitan dejar a un lado la simulación, el fácil acomodo, o ese disfrutado estrabismo al que suelen llamar “centro”, los políticos atentos al ideario hueco de la ambigüedad y la vaguedad de propósitos.

En aquellos primeros pasos históricos en la vida parlamentaria de México -inaugurados el 13 de septiembre de 1813 con la lectura de “Los Sentimientos de la Nación”- se dieron, como en toda asamblea camaral, diferencias y debates. Es famoso el pleito entre los michoacanos Morelos e Ignacio López Rayón; éste quería reconocer al rey de España, Fernando VII, como legítimo titular del poder soberano e instaurar una monarquía parlamentaria; en cambio el Cura de Carácuaro exigía romper definitivamente con la Corona española y depositar esa soberanía en los representantes del pueblo. En una carta con toda rotundidad, Morelos le dice a Rayón que “le quite la máscara a la Independencia” y repudie al rey de España. (Serrano Migallón. La vida constitucional de México. Vol. II. FCE. p. 104).

Justamente a eso está convocada nuestra asamblea nacional, a “quitarle la máscara” a las reformas que reclama el país; es decir, a “de-fi-nir-se” frente a sus electores. ¿Qué quieren los señores representantes populares? ¿Qué lealtades de futuro los animan? Las iniciativas políticas y económicas están presentadas, los diagnósticos están a la mano y los reclamos, en la calle. No hay más tiempo en todo el sexenio porque vendrán las citas electorales. Es ya. Lo sabe bien el presidente Peña y por eso se atrevió a emplazar al Poder Legislativo a realizar esa tarea en 120 días. Es la hora del Congreso.

¿Quieren más presencia del Estado y menor iniciativa privada como fórmula para desarrollar al país? ¡Que lo digan! ¡Que tengan la honradez de manifestarlo! Todos los demás temas proceden de resolver esa cuestión. ¿Más gasto social? ¿Menos deducciones fiscales? ¿IVA a hipotecas y en fronteras? ¿Más dinero privado en Pemex? ¿Más deuda pública? Las Cámaras se deben quitar la máscara y mostrar al país si una alianza PRI-PRD va a engordar el poder del Estado en detrimento del impulso privado de los ciudadanos. ¿Un Presupuesto con el mayor déficit real de los últimos tiempos para gastarlos en fiestas de despilfarro de bienestar social? ¿Una reformita cardenista en Pemex con los perredistas enemigos de López Obrador para atraer el mínimo de capital privado extranjero? ¿Una reforma al Distrito Federal para que la capital pueda endeudarse con autonomía como hizo el PRD, imprudentemente, en Michoacán? ¡Fuera máscaras!

Al recordar en estas efemérides patrias al “Siervo de la nación” y su terquedad de fundar sobre un Congreso (no en una persona) la semilla del México independiente, la pregunta bien podría ser: ¿qué siente la nación? ¿Qué dicen que siente la nación, los encargados precisamente de sentirla? Puntualizar y concretar en reformas legislativas esos sentimientos es lo que el mundo está esperando de México. Para el extranjero, el “Mexican moment” no va a fructificar si se desperdicia el “Congress moment”; y para adentro, ¿acaso le duele más al país la derrota de su equipo de futbol o la de un boxeador que el fracaso de sus representantes populares?

Aquella histórica asamblea insurgente fundadora de la patria supervivió en medio de penurias y sacrificios. El ejército realista la asediaba. Asentada en Uruapan Michoacán decidió trasladarse a Tehuacán Puebla para protegerse mejor. En ese azaroso camino, un mal día las fuerzas rivales los acorralaron. Morelos al comprender que todo estaba perdido avanzó con otro rumbo para distraer al enemigo, y le gritó a Nicolás Bravo “Vaya usted a escoltar el Congreso, que aunque yo perezca no le hace”. (Timmons. Morelos. FCE. p.154). Todos sabemos el final: Morelos fue capturado y el Congreso sí llegó a Tehuacán. ¿Este Congreso llegará a su destino?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5