×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
19 Mayo 2019 04:00:00
Contingencia ambiental y derechos humanos
En días recientes nuestro país ha sufrido de altas temperaturas, sequías prolongadas y numerosos incendios forestales. Estas circunstancias han generado el aumento de contaminantes hacia la atmósfera, particularmente los conocidos como partículas suspendidas totales, es decir, cenizas, hollín y polvo tan fino que no es perceptible a simple vista.

La problemática no es nueva en el sentido de que cada año, en época de calor, este tipo de incidencias se presentan. Sin embargo, en 2019 diversos factores se han unido para que prevalezca un escenario catastrófico con graves consecuencias para los ecosistemas, la salud e incluso la vida de las y los mexicanos.

Con relación a este tema, en julio de 2018 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) publicó la recomendación general 032/18 dirigida a las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Energía, Economía y Salud; la Comisión Reguladora de Energía y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), así como a las gobernadoras y gobernadores de los estados, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México y presidentes municipales.

En su recomendación, la CNDH identificó violaciones a los derechos humanos a la salud, nivel de vida adecuado, medio ambiente sano e información pública, ocasionadas por la contaminación atmosférica urbana. Es decir, el aire contaminado que todos los días respiramos afecta directamente estos derechos y nos ubica en condiciones de vulnerabilidad. Las consecuencias se perciben hoy (tos, asma, irritaciones oculares y del sistema respiratorio, solo por mencionar algunas), pero si no actuamos de manera decidida las afectaciones a nuestra calidad de vida serán irreversibles.

Por ello, la CNDH sugiere la revisión y actualización de las Normas Oficiales Mexicanas en materia de salud ambiental, de modo que se adopten los estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Asimismo, recomendó a las autoridades en todo el territorio nacional que implementen medidas para la instalación y correcto funcionamiento de las estaciones de monitoreo de calidad del aire, y a la Profepa iniciar inspecciones en dichas estaciones de monitoreo.

El cumplimiento esta recomendación está muy lejos de realizarse. En muy pocas áreas metropolitanas y municipios se cuenta con estaciones de monitoreo y de las que funcionan no todas se encuentran en óptimas condiciones. A ello se suma la severa reducción de presupuesto de la administración pública en todos sus niveles, incluida la Profepa, que por esta causa no podrá realizar todas las inspecciones necesarias y la Comisión Nacional Forestal, que no cuenta con los recursos para prevenir y combatir los incendios forestales.

En el centro del país el 13 de septiembre de 1996 se suscribió el Convenio de Coordinación por el que se crea la Comisión Ambiental Metropolitana, como órgano de coordinación para la planeación y ejecución de acciones en la zona conurbada limítrofe con el entonces Distrito Federal. Con el fin de mejorar esta coordinación, el 3 de octubre de 2013 se crea la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), la cual incorporó al Gobierno del Distrito Federal y los estados de Hidalgo, México, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Sin embargo, tras seis años de funcionamiento de la CAMe los resultados son poco satisfactorios. Cabe recordar que en 2016 la Comisión decretó 10 contingencias ambientales atmosféricas debido a que las concentraciones de ozono superaron los 150 puntos Índice Metropolitano de Calidad del Aire (IMECA), situación que contrasta con los avances que se habían alcanzado en la materia, toda vez que en los 10 años previos (2005-2015), no se había presentado ninguna contingencia.

A la contaminación generada por el uso de combustibles fósiles se ha sumado la presencia de Partículas Suspendidas Totales. Estas partículas provienen, entre otras fuentes, de los numerosos incendios registrados durante ese mes. Ante estas condiciones, la CAMe decidió aplicar primero una alerta ambiental por partículas PM2.5. Toda vez que la crisis no cedió, la CAMe activó una Contingencia Ambiental Atmosférica Extraordinaria por partículas PM2.5 en el Valle de México.

Lamentablemente esta crisis en la calidad del aire no solo se presenta en la Zona Metropolitana del Valle de México, sino que ha afectado a otras áreas metropolitanas, entre ellas las de Monclova, Monterrey, Toluca, Salamanca, León, Irapuato, Silao y Guadalajara, las cuales han mostrado altos niveles de contaminación atmosférica con graves daños para la salud.

Por tal razón he presentado un punto de acuerdo ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión por el que exhorto a la titular de la Semarnat para que realice las modificaciones necesarias al convenio de coordinación que crea la CAMe, a efecto de mejorar su funcionamiento, así como crear otras comisiones ambientales en zonas metropolitanas de Coahuila, Guanajuato, Jalisco y Nuevo León.

Es indispensable enfrentar el tema con un enfoque integral y de coordinación basada en cuencas atmosféricas. El Gobierno federal tiene que redirigir sus políticas públicas en materia ambiental. Asimismo, la coordinación con los gobiernos locales es de suma importancia no solo para salir de esta crisis, sino para que no vuelva a presentarse. Este cambio de rumbo debe también incluir políticas en materia de agricultura y ganadería.

No podemos continuar con una visión de corto plazo que, como lo ha señalado la CNDH, representa una clara violación a los derechos humanos de las y los mexicanos.

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5