0 1 2 3
×
4
Rafael Flores Ramos
Rafael Flores Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
25 Noviembre 2011 04:00:07
Continuando con las mujeres toreras en México
Escuchar Nota
Leonor Rivera, esposa del novillero Jesús González “El Indio”, toreó mucho por los estados de Chiapas, Tabasco y Campeche, así como en Guatemala, desde 1946 hasta su retiro de los ruedos en 1962.

Juanita Aparicio, hija del torero y charro Francisco Aparicio y de Eva Castro, la mayor de cuatro hermanos y de familia de costumbres charras, nació en Monterrey el 27 de enero de 1935. De joven se caracterizó por ser una gran charra. Juanita se aficionó a los toros viendo fotos de su padre, siendo su apoderado, maestro e ídolo. En el rancho de su padre da sus primeros capotazos a los 11 años ante el enojo de su éste que le dijo: “Estás loca, vete a la cocina a ayudar a tu madre. Te pegaré la próxima ves que te metas en asuntos de hombres”. Después de mucho insistirle lo pensó mejor y autorizó que bajara al ruedo. Juanita inició toreando en 1949, en 1955 corta las orejas y el rabo a una becerra de San Diego de los Padres, resignándose el padre a que ya no se detendría en su afán de torear. Juanita ejecutaba el toreo a pie.

LAS QUERENCIAS DEL TORO

Un tema relevante en las crónicas taurinas son las querencias del toro; se debe de mencionar como punto importante que el matador las conozca para entender el desarrollo de la lidia. Y si son tan importantes ¿qué son las querencias del toro?

Se dice que es la tendencia o inclinación del toro a preferir un determinado lugar del ruedo dónde ubicarse, normalmente junto a la puerta de toriles. En el arte de torear, de acuerdo con la tauromaquia de Francisco Montes “Paquiro”, el toro en la plaza tiene dos tipos de querencias: las naturales y las accidentales. Las naturales son la puerta de toriles, por donde sale el toro, y la puerta de caballos, por donde salen los piqueros y los tiros de mulillas. La accidental es aquella donde el toro huele sangre de otro toro, de un caballo muerto o aquella zona donde el toro siente mayor defensa, como son las tablas. Antiguamente las fiestas de toros se realizaban en plazas de poblados o atrios de iglesias en ruedos de trancas, ahí se encontraba una fuente o pozos de agua, terrenos que debido a su humedad eran fácil elección de los toros para su querencia casual. Actualmente se ha protegido al caballo con el peto, desapareciendo la querencia sobre los caballos muertos y de las plazas públicas.

El ganadero de reses bravas debe conocer las querencias al realizar las tientas de machos y hembras para calificar el desarrollo de las tendencias de los astados. Existen tentaderos donde se le da al terreno pendiente natural hacia un lado, para que la res realice más esfuerzo al subir al encuentro con el caballo, porque con ese esfuerzo extra se define su bravura y casta del ganado.

Por lo que las querencias es un acto de defensa del toro.

¡Hasta la próxima!
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22