×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
01 Mayo 2009 04:00:30
Contra el pánico, la lección de Barack Obama
El mandatario estadounidense es, definitivo, un comunicador nato. Que, además, se ha convertido en un experto en la materia, ejemplo para cualquier análisis en la materia, simplemente no habría llegado a la Casa Blanca sin su capacidad en la materia.

Ahora, en medio de una crisis epidemiológica mundial da clases al respecto. No es gratuita la aceptación popular en su país, cercana al 70 por ciento. Y, conste, estamos hablando de la nación más poderosa del mundo no obstante la crisis económica.

Bien harían los expertos mexicanos en revisar los discursos del presidente Obama, en compararlos con lo que nos dijo Felipe Calderón a las once de la noche, si es que algunos estaban despiertos para escucharlo, a través del noticiero de López Dóriga.

Porque mientras en México paralizamos la vida social y económica, dejando en la situación más vulnerable a miles de miles de familias que viven día a día, en el vecino país Obama insistió, textualmente, en que la epidemia de influenza porcina, ya elevado el nivel de la Organización Mundial de la Salud a la fase 5, es causa de preocupación, pero no de pánico.
Y de eso trata todo.

En Estados Unidos no se han suspendido, siquiera, las actividades escolares.
De ahí que millones de mexicanos hayan comenzado a preguntarse si estamos en una crisis donde nos han ocultado millones de muertes. No se explicaría de otra manera la difusión institucional del pánico, la divulgación intencional del miedo, la magnificación cotidiana del peligro llegando al extremo de que el Presidente de la República solamente aparezca en público para pedir que las familias mexicanas se “escondan” en sus casas en los próximos días.

¿Qué pasa?
Barack Obama ha declarado que en lugar de cerrar la frontera hay que buscar los métodos científicos para atender y prevenir este virus. Ha tranquilizado una y otra vez, en conferencias de prensa cotidianas y abiertas a todas las preguntas de los periodistas, a la población.

En inmenso contraste con esto, cuando en Estados Unidos hay casi tantas muertes por este virus como en México, nosotros estamos inmersos en una paralización aterradora que ha despertado rumores y problemas políticos que no tendrán pronta solución. Desde las “compras de pánico” hasta las perdidas millonarias de todos los sectores productivos, esta “epidemia” parecería un castigo divino… impuesto por la falta de capacidad de respuesta oficial. Y, sobre todo, por la infinita torpeza en el manejo de comunicación.

Con copiar a Obama, con aprender de su manejo de medios y de su acercamiento a la gente, sería suficiente para la paz social y la gobernabilidad que tanto necesitamos…

http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5