×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
11 Enero 2020 04:05:00
Contra el populismo
Escuchar Nota
Mientras por un lado se exija a los alcaldes poner a raya a la delincuencia y por otro se les recorten participaciones, difícilmente podrán reducirse los índices de criminalidad.

El lagunero Jorge Zermeño formó parte de los más de 300 ediles del PAN, PRI y PRD que el pasado 23 de octubre se apostaron frente a Palacio Nacional para pedir audiencia con el presidente López Obrador. El grupo fue repelido con gas lacrimógeno cuando algunos empezaron a golpear la Puerta Mariana de la sede del Poder Ejecutivo.

Frente a la polarización política incitada por una Presidencia absolutista, el exlíder de la Cámara de Diputados replicó en su informe: «México es de todos, no de unos cuantos. Aquí no debe haber descalificaciones de buenos o malos, de liberales o conservadores. Las posiciones maniqueas no contribuyen a la unidad de propósitos ni hacen mejores a unos por encima de otros. Respetar el derecho ajeno significa reconocer la igualdad de todos frente a la ley, fortalecer la división y el equilibrio de poderes, el verdadero federalismo y la democracia».

Con respecto a los embates de la cuarta transformación, a la que no citó por su nombre, el Alcalde pidió actuar en consecuencia y defender «los valores que nos fortalecen como nación libre y soberana». La seguridad pública —destacó— «es fundamental para que la sociedad pueda desarrollar sus actividades en un clima de paz y confianza». En un ambiente de contracción económica global, como el de ahora, la inversión privada solo se logra con «mano de obra calificada, servicios suficientes, conectividad, calidad de vida, certidumbre jurídica y paz social», advirtió.

Frente a la obcecación presidencial y como ejemplo de lo que autoridades de diferente partido pueden lograr, Zermeño dijo que trabajar de la mano con el gobernador Miguel Riquelme responde al deseo de un Coahuila seguro y en paz (…) «en esto no ha habido regateos de nadie y se han sumado esfuerzos para que la Comarca Lagunera y Torreón sigan generando empleo en beneficio de todos. La convocatoria para trabajar en equipo va sumando voluntades a la buena fe y el sentido común, entendiendo que todos vamos en el mismo barco y que la solidaridad nos fortalece. Torreón es de todos más allá de sus preferencias políticas, sociales y religiosas».

Zermeño, quien como líder del Congreso entregó la banda presidencial a Felipe Calderón y luego representó a México en España donde la transición a la democracia resultó política y económicamente exitosa, respondió al agravio en Palacio Nacional: «Torreón merece un trato equitativo y justo, aquí no hay torreonenses de primera, ni de segunda ni de quinta. Todos somos iguales y todos merecemos el mismo trato. Ningún programa municipal se maneja con tintes políticos partidistas. Gobernamos para todos sin importar sus creencias políticas o religiosas ni su condición social».

En presencia del senador de Morena y aspirante al Gobierno del Estado, Armando Guadiana Tijerina, el alcalde criticó también el populismo. En Torreón —dijo— los grupos vulnerables se apoyan «con programas de autoempleo, microcréditos a más de 3 mil 200 familias con más de 30 millones de pesos, no con programas paternalistas, sino como ayuda para fortalecer la calidad de vida, el emprendedurismo y mejorar la autoestima». Un discurso de altura, además de oportuno y adecuado a la circunstancia política del país.
Imprimir
COMENTARIOS