×
Macario Schettino
Macario Schettino
ver +
Doctor en Administración, candidato a doctor en Historia. Es profesor en la división de Humanidades y Ciencias Sociales del Tecnológico de Monterrey. Ha publicado 15 libros, el más reciente: "Cien años de Confusión. México en el siglo XX", con Taurus. Su columna consiste en análisis sencillos de fenómenos económicos y financieros.

" Comentar Imprimir
17 Junio 2010 03:08:57
Contra todos los pronósticos
El Mundial es un evento suficientemente grande como para que incluso las grandes empresas financieras del mundo le dediquen tiempo

Goldman Sachs publicó un amplio estudio de las selecciones que participan en este evento, que incluye estimaciones de lo que puede ocurrir. Es un trabajo interesante en el que aparecen una o dos páginas por selección, explicando no sólo las fortalezas y debilidades futbolísticas, sino también dando una perspectiva general del funcionamiento de las economías. A diferencia de los Juegos Olímpicos, en donde hay una relación más cercana entre funcionamiento de la economía y número de medallas, en el futbol el asunto es más difuso.

Sin duda, buena parte de la culpa de esto es de Brasil, y un poco menos de Argentina, que acostumbran tener equipos muy competitivos, aunque sus economías no lo sean. Es cierto que Brasil es ahora una de las promesas económicas, pero lo ha sido en muchas ocasiones anteriores. Y Argentina, como sabemos, tiene la historia económica más triste de los últimos cien años.

En los 18 mundiales que se han jugado antes de éste, Brasil ha estado en siete finales, lo mismo que Alemania, e Italia ha estado en 6. Argentina ha jugado cuatro finales, y han jugado dos Checoslovaquia, Francia, Hungría, Holanda y Uruguay. Inglaterra y Suecia han jugado una cada uno. Doce selecciones únicamente. En cuanto a triunfos, Brasil tiene cinco, Italia cuatro, Alemania tres, Argentina y Uruguay dos cada uno, Inglaterra y Francia, uno cada uno.

Las tres economías más grandes del mundo hoy en día, Estados Unidos, Japón y China, no pintan en este deporte. Alemania, hasta hace poco la tercera economía mundial, pero hoy en cuarto lugar, es indudablemente la segunda mejor selección de futbol, históricamente hablando. Pero Brasil, el mejor equipo del mundo, tiene una economía bastante rezagada en comparación. México, con una economía similar a Brasil, desafortunadamente tampoco pinta en este deporte, aunque lo lamentemos profundamente.

Puesto que la economía no ayuda a explicar el futbol, lo que nos queda son los apostadores. En el documento de Goldman Sachs al que me he referido, se incluye una tabla que tiene las probabilidades de triunfo en el Mundial, de acuerdo con esta empresa, la clasificación de la FIFA y las apuestas que se tenían al 4 de mayo. No puedo ponerle aquí toda la información, pero en lo que respecta a México, tanto la FIFA como Goldman Sachs pronosticaban que pasaríamos a segunda ronda. Los apostadores preferían, el 4 de mayo, a Uruguay por encima de México. Para que no se confíe mucho, en el grupo B la FIFA y Goldman Sachs pronosticaban que Argentina y Grecia pasarían a segunda ronda, mientras que los apostadores preferían a Nigeria en segundo lugar. Después del primer enfrentamiento, parece que Corea del Sur va a cambiar las cosas.

De hecho, este fin de semana, después del primer juego de todos los grupos, ya cambiaron las apuestas (estoy usando el mismo sitio de apuestas que utilizó Goldman Sachs para su estudio: http://www.ladbrokers.com). Ahora el pase de Argentina se da prácticamente como un hecho, y Corea del Sur aparece ya como segundo lugar de grupo, muy por encima de Nigeria. En el grupo A, la calificación de Francia tiene cosa de 50% de probabilidad, y Uruguay y México están casi empatados, con un tercio de probabilidades cada uno. Pero un poco más para Uruguay

Cosa interesante, a pesar de que los apostadores dudan que México pase a la segunda ronda, y están ligeramente a favor de Uruguay, para ganar el Mundial tienen otra perspectiva. Pagan 66 a 1 si México gana el Mundial, pero pagan 80 a 1 si lo gana Uruguay. Yo creo que es una muestra más del gran descubrimiento de Amos Tversky y Daniel Kahneman: los seres humanos tenemos grandes problemas con las probabilidades.

Pero si quiere usted saber quién puede ganar el Mundial, los apostadores ponían, antes del inicio, en primer lugar a España y ligeramente abajo a Brasil. Estos equipos se enfrentarían, sin embargo, en semifinales. En tercer lugar estaba Argentina (aunque creo que no consideran el lastre que es Maradona), y en cuarto lugar Inglaterra. El quinto equipo en las preferencias de los apostadores era Holanda, y después ya se separaban mucho los siguientes. Todo esto, antes del Mundial. Ahora, Brasil va en primero y Argentina en segundo. España ha pasado al tercer lugar, y empatados detrás están Alemania, Inglaterra y Holanda.

De acuerdo con algunos estudiosos, la mejor forma de pronosticar es utilizando un mercado de apuestas, porque se conjunta la opinión de muchas personas, que están dispuestas a ponerle dinero a su opinión. Hay mucho de cierto en esto, pero también hay que recordar que la información adicional se va incorporando poco a poco, y va ajustando los precios. Inglaterra perdió un lugar después de su primer juego, lo que permitió a Argentina convertirse en el tercero en las preferencias.

La segunda ronda de enfrentamientos, que empezó ayer, seguramente nos acercará mucho más al resultado final de este Mundial. Para México, todo se define hoy frente a Francia, porque independientemente del resultado, es el partido que mostrará a un equipo con posibilidades de éxito o a uno que pronto regresará a casa. Las apuestas se inclinan por Francia, esta columna por México, y usted sabrá el resultado cuando lea estas líneas, o poco después.

La victoria no se parece a nada.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5