0
×
1
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
26 Octubre 2019 04:00:00
Convicciones
Al ver todo lo que está sucediendo en el país, tanto en lo político como en lo social, me pregunto ¿A dónde se fueron nuestras convicciones? ¿Dónde están nuestros valores y principios? ¿Dónde está todo aquello que nos distinguía de otros países y nos unía como mexicanos?

El respeto, que nos enseñaron en nuestro hogar, se fortalecía en los centros escolares y se manifestaba en la actuación de cada persona dentro y fuera de casa.

En lo ambiente político, por ejemplo, ya nadie respeta a nadie, en la sociedad ni se diga. Cada día vamos como el cangrejo, en lugar de avanzar se retrocede. Las redes sociales son un claro ejemplo de lo mal educados que están aquellos usuarios que se sienten protegidos por el anonimato.

Las “convicciones” políticas son una muestra clara que los ideales de los ciudadanos se esfumaron.

En lo personal, nunca me ha gustado ver a un personaje “saltando” como “chapulín” de un lado a otro; es decir se cambia de partido político con una facilidad extraordinaria mostrando una imagen que no le va.

Lo peor es que, en algunos casos, no encaja en donde eligió.

Existen personas que no se bajan del barco cuando este se está hundiendo. Luchan para tratar de salvar lo que aún es rescatable. Sin embargo, los que deciden irse lo hacen porque su “convicción”, los “ideales” que lo llevaron a formar parte de determinado grupo político concluyeron cuando se dio cuenta que sus aspiraciones o ambiciones políticas, no las podía realizar dentro del grupo al que pertenecía.

Es lamentable cuando una situación así se presenta, cuando los ideales se ponen en entredicho para dar rienda suelta a la ambición política. Somos seres humanos y es válido rectificar o modificar conductas.

Lo que es decepcionante es ver cómo abandonan su casa, el partido político donde se formó, el que le dio la oportunidad de desarrollar sus habilidades o sus ambiciones, para irse a refugiar en otro partido.

¿Dónde quedaron las convicciones? Sin duda en el cesto del olvido o de la basura. Una persona valiosa va a desarrollar sus habilidades dondequiera que vaya.

El problema no está en cambiar de grupo político. El problema es cambiar solo para satisfacer sus ambiciones. Debemos entender que no todos los buenos están de un lado, ni los considerados malos están de otro lado.

En todos los grupos existen buenos, malos y peores.

La superación es buena, por supuesto que sí. Lo que es detestable sin duda es la simulación. Tratar de aparentar lo que no se es.

Me quedo asombrada de la decisión tomada por líderes sindicales que muy ufanos abandonaron las filas del partido al que siempre pertenecieron y al que le brindaron todo su apoyo en las campañas. Partido que a cambio los encumbró como políticos.

Hoy se alejan ¿para formar otro grupo político o para ingresar al que está en el poder?

¿Dónde quedaron sus convicciones y la ideología que pregonaban? ¿Dónde quedó la lealtad a los colores partidistas?

No cabe duda, que la ambición de poder no tiene límites. Ha quedado demostrado que lo que buscan es mantener el poder. Ni el país ni un partido político les importa.

Pretenden cobijarse en otro grupo, aunque no comulguen con sus ideas, en un intento de burlarse de los ciudadanos y tal vez de la ley si acaso algo deben.

Créame, estimado lector que, si se les exigiera a todos los líderes demostrar la procedencia de su fortuna acumulada, propiedades en México y en el extranjero, difícilmente podrían justificarla. Todos ellos merecen un castigo ejemplar, no que se les brinde protección y mucho menos que se les permita seguir disfrutando de una fortuna que no les pertenece.

Por lo pronto, más de cien grupos pretenden convertirse en partidos políticos ¿para qué? Me pregunto. ¿Ideales? ¿Convicciones? Para nada. Van tras las prerrogativas y por supuesto, tras el poder.

Pobre México. Sin verdaderos líderes. Líderes con convicción. Con ideales y amor a México.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)9
Imprimir
COMENTARIOS


0

  • 2 3
  • 1
5 2
7 8
9 0 1 2 3 00 01 02 03 04 05