×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
05 Mayo 2020 04:07:00
Covid liberal
Escuchar Nota
La culpa es de los liberales que dejaron de invertir en salud pública y desatendieron las enfermedades crónicas, “como la hipertensión, la diabetes, la obesidad y los padecimientos renales”. Ellos son responsables del consumo de alimentos “chatarra” y de “la ausencia de educación nutricional y de fomento al ejercicio físico y a las actividades deportivas”. Estas son las reflexiones que el presidente López Obrador compartió el 3 de mayo en su documento “Algunas lecciones de la pandemia Covid-19”.

No sorprende el argumento fácil, casi un dogma en el grupo en el poder. Irma Eréndira Sandoval, la secretaria de la Función Pública, afirmaba el 23 de abril que el programa de “austeridad republicana”, que busca contrarrestar el desplome económico causado por las medidas de emergencia sanitaria, debe cumplirse “para superar esta crisis del modelo neoliberal”. El Presidente ofreció una variación sobre el mismo tema el domingo cuando afirmó: “Lógicamente, el coronavirus no es responsable de esta tragedia económica. La pandemia solo ha puesto en evidencia el fracaso del modelo neoliberal en el mundo”.

No hay razón, sin embargo, para pensar que la economía de mercado o la filosofía liberal (lo de “neo” es un simple prefijo descalificativo) sean responsables de la pandemia o de la crisis económica. Para empezar, la enfermedad surgió en China, un país con fuerte intervención del Estado en la economía y en la sociedad. Una de las razones de la propagación original fue la censura del Gobierno a los médicos y grupos de la sociedad que pretendieron alertar sobre la nueva enfermedad.

La pandemia se ha difundido por igual a naciones con regímenes liberales, como Canadá, Alemania, Suiza o Suecia, y a estados autoritarios, como Turquía o Rusia. Es verdad que el aislamiento de los países autoritarios, y su capacidad para imponer confinamientos forzosos, ha ayudado a reducir el ritmo de la propagación, pero al final el coronavirus no tiene preferencias ideológicas.

Si algo nos dice la experiencia es que los países con mayor prosperidad, producto de un mercado más libre y vigoroso, pero también con mejor tecnología y mejores servicios médicos, registran los mejores resultados. Corea del sur, Taiwán y Singapur, que se cuentan entre los países con mayor libertad económica en el mundo, han tenido excelentes avances en la lucha contra la pandemia. En Europa, Alemania, que mantiene políticas más liberales y aplicó en la crisis medidas de menor restricción a las libertades, ha tenido mejor desempeño que España, Italia y Francia, los cuales sufren una mayor intervención del Estado en la economía e impusieron confinamientos autoritarios. Chile, todavía el país más liberal de Latinoamérica, tiene solo 1.3 muertes contra 100 contagios registrados, mientras que México, con su Cuarta Transformación, registra un elevado índice de 9.2, a pesar de que en México casi no se hacen pruebas del coronavirus.

El Covid no es ni liberal ni populista. Más que reflejar una crisis del modelo liberal, subraya la importancia de tener una economía libre y eficiente, con un Estado que gaste más en salud pública y menos en refinerías para empresas estatales quebradas como Pemex.

Tiene razón el presidente López Obrador cuando dice que la pandemia ya empieza a dejar sus lecciones. Solo que son diametralmente opuestas a las que él ha enumerado.


Ley seca

¿Para qué ha servido la ley seca que se ha aplicado en algunas alcaldías y entidades? No ha afectado al coronavirus, que no bebe, pero sí ha generado un mercado negro y la producción de alcohol ilegal que ha dejado un saldo de decenas de muertos e intoxicados.
Imprimir
COMENTARIOS