×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
06 Marzo 2019 03:38:00
Crisis Humanitaria
Rusia, aliada de Maduro, envía 300 toneladas de ayuda humanitaria a Venezuela por su crisis… crisis que Maduro dice que no existe.

BANCOS CENTRALES

El tocayo Barba: “Alasdair Macleod, jefe de investigación de GoldMoney, desmonta la falacia de los bancos centrales y su política monetaria para (des)controlar la inflación. Y no solamente fallan en su cometido, sino que en su intento provocan distorsiones en los mercados que agravan futuras crisis. Macleod demuestra que la manipulación de las tasas de interés, como lo hacen los bancos centrales, no tiene correlación negativa con la demanda de crédito y en los precios. Por ejemplo, entre 1970 y 1990 siempre creció la oferta monetaria, independientemente de las alzas o bajas de tasas que aplicó la Reserva Federal de Estados Unidos. Pese a esto, la Fed y los bancos centrales siguen con la misma receta (la única que se saben) de bajar artificialmente los tipos de interés e inundar de dinero el mercado para reactivar la economía”.

HIPERINFLACIÓN

Demagog: “El señor Powell, jefe de la Reserva Federal de EU, intentó, durante años recientes, elevar las tasas de interés en forma gradual, para frenar la expansión inflacionaria de la economía de EU. Powell ha tenido que rendirse y ahora revertirá su política. Esto marca el punto en el cual se ha decidido el futuro de EU, tal y como hemos conocido a ese país. Obligado por las circunstancias, Powell ahora va a INFLAR el circulante. Powell no pudo frenar el apetito de EU por más dinero, intereses más bajos, mayor expansión de crédito. Se ha roto el dique, y ya no habrá, ni podrá haber quien detenga la inflación en EU. El proceso inflacionario seguirá adelante, con creciente intensidad, hasta que llegue el momento en que se desplome el valor del dólar, en el lapso de unos cuantos meses –tal y como sucedió con la terrible inflación monetaria de la República de Weimar, en Alemania, en 1923.” Cierto. ¿Le da tiempo a Trump para kick the can aheadpara reelegirse el 3 de noviembre de 2020? 18 meses son muchos meses para continuar este falso “auge” de cifras macro económicas manipuladas (particularmente en el mercado bursátil) con las cuales cimentar una eventual reelección.

GASTO DEFICITARIO

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, demolió a la mitad del campo demócrata de aspirantes a la presidencia de 2020 y a muchos republicanos por igual (keynesianos todos ellos), criticando la idea de que “los déficits no importan”. La Reserva Federal no tiene más remedio que enfrentar el creciente saldo de la deuda de los Estados Unidos. Ese saldo negativo ahora es de más de $22 anglotrillones. El déficit anual de los Estados Unidos ha alcanzado máximos sostenidos de más de $1 anglotrillón. “Estoy muy preocupado por eso”, dijo. El mayor responsable es el gasto deficitario del obierno. Una teoría cada vez más popular propugnada por los progres de que el Gobierno puede seguir pidiendo prestado para financiar programas sociales como Medicare para todos, la colegiatura gratuita y la conversión a energía renovable en la próxima década no es factible, dijo Powell. “Creo que la idea de que los déficits no son importantes para los países que pueden tomar préstamos en su propia moneda es errónea”, dijo durante su testimonio ante el Senado. La noción detrás de lo que se llama Teoría Monetaria Moderna, o MMT, es que mientras la Reserva Federal pueda mantener bajas las tasas de interés sin generar inflación, la deuda nacional y el déficit presupuestario no serán un problema. Es una locura, claro, pero le suena a pura miel a los políticos gastalones (que lo son todos, para una cosa o para otra; LBJ era de ambos bandos: cañones o warfare para Vietnam, y mantequilla o welfare para su Gran Sociedad, su versión de combate a la pobreza).
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5