0 1 2 3
×
4
Rafael Flores Ramos
Rafael Flores Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
04 Marzo 2012 04:00:42
Cuando hay coordinación de dos entes: el racional y el irracional
Escuchar Nota
En la corrida del pasado domingo 12 de febrero, volvió a resurgir el arte de marialva en todo su esplendor, en el ruedo de la Plaza de Toros México, con la gran actuación de Pablo Hermoso de Mendoza, al ejecutar con una gran maestría a la alta escuela portuguesa, lusitana y andaluza, a su segundo que le tocó en suerte, toreándolo a la grupa y de frente, con el pecho del caballo, con temple, toreando al toro con la cola del caballo por los adentros dándole todas las ventajas al toro, con una inteligencia que hasta parece que pensaran lo que tienen qué hacer, ejecutando también un par de banderillas a dos manos por los adentros en todo lo alto, saliendo de la suerte con el toro pegado al estribo para después ejecutar dos vueltas en redondo en la cara del toro, terminando la faena clavándole el rejón de muerte en muy buen sitio y así, coronando la gran faena realizada al toro de los Encinos, con lo que le valió que se le otorgaran las dos orejas y la gran pasión del público asistente que lo sacara en hombros al grito de ¡torero!¡torero! Sosteniéndose como la máxima figura del toreo a caballo a la alta escuela que es.

Por lo que se refiere a la actuación de Fermín Espínola, a sus dos toros que le tocaron en suerte de la ganadería de la Estancia, no les pudo realizar faena, ya que los dos toros le salieron muy resabiosos y ásperos en su embestida, abreviando en ambos al grado que recibió varios avisos, por lo que decidió regalar un toro de reserva de la ganadería de Los Encinos, ya que no quería irse con las manos vacías sin ningún apéndice en su espuerta, de nombre Príncipe; cárdeno aparejado, con 525 k. de peso, al que le estructuró una faena de arte y temple por los dos lados, con un recorrido de tercio a tercio con una bravura excepcional sin nada de malicia, toros a los que se les llama de bandera por la forma de meter la cabeza a la hora de embestir queriéndose comer la muleta; al que también le ejecutó dos quites por chicuelinas andantes; una para llevarlo al caballo con mucho temple y la otra en los medios muy ajustadas rematando con una larga a una mano, ejecutando varios pases naturales y derechazos en redondo, lo que le valió cortar las dos orejas y rabo y dar la vuelta al ruedo en compañía del ganadero al grito de ¡torero!¡torero!

En cuanto a la actuación de José Mauricio, y aunque no cortó orejas debido a que falló con la espada en sus dos toros; no obstante, José Mauricio demostró ser un torero con los recursos necesarios para triunfar en cualquier plaza y con el cartel que lo pongan, por lo que su actuación se llevó el reconocimiento del respetable por su gran voluntad, clase y profesionalismo de querer ser figura dentro de la torería mexicana.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22