×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
11 Mayo 2020 04:07:00
Cuentas del Covid
Escuchar Nota
Este 9 de mayo México registraba 33 mil 460 contagios de coronavirus y 3 mil 353 muertes (SSa), 10.0% exactamente. Suecia, con 25 mil 921 contagios, contabilizaba 3 mil 220 muertes o 12.4% (Universidad Johns Hopkins). Dado que México es un país 12 veces más poblado, sin embargo, las muertes por población eran muy distintas. Suecia tenía 31.62 por cada 100 mil habitantes, México solo 2.66.

¿Cómo se explica? Una posibilidad es que Suecia haya avanzado más en la pandemia. El país nórdico registró su primer caso el 31 de enero y la primera muerte el 11 de marzo, México tuvo su primer caso el 27 de febrero y la primera muerte el 18 de marzo. Otras posibles explicaciones son la juventud de los mexicanos, el clima más cálido de nuestro país o el mayor porcentaje de población rural y aislada. Aun así, las dudas son inevitables cuando la tasa de mortalidad por contagio en México es tan cercana a la de Suecia, pero tan lejana frente a la población total.

La incredulidad aumenta cuando vemos que México registraba el 9 de mayo 21 mil 804 casos de recuperación contra solo 4 mil 971 de Suecia (Worldometer). ¿Es tan superior nuestro sistema de salud que hemos logrado cuatro veces el número de recuperaciones que Suecia con un número de contagios bastante similar?

El Gobierno mexicano reportaba el 9 de mayo la aplicación de 128 mil 481 pruebas; Suecia, 148 mil 500, pero con una población 12 veces menor, lo que significa 14 mil 404 pruebas por cada millón de habitantes en Suecia contra 959 de México (Worldometer). Ahí parece radicar la diferencia.

El New York Times, el Wall Street Journal, el Washington Post y El País, publicaron la semana pasada notas en las que aseguraban que México está subregistrando contagios y muertes. El Gobierno federal, como suele hacer, respondió sugiriendo que estos periódicos internacionales estaban participando en un complot contra México. El subsecretario de salud Hugo López-Gatell señaló, sospechosista, que las notas habían aparecido de manera “sincrónica” y que habían sido reproducidas “por varios protagonistas de las redes sociales, individuos ligados a administraciones anteriores y a los negocios de la industria farmacéutica y de los insumos de la industria de la salud, así como a unos cuantos con aspiraciones políticas”.

Supongo que así se arreglan todos los problemas en la cuarta transformación, con acusaciones de complots, pero las cifras oficiales siguen dejando dudas. Mientras que Tedros Aghanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud, señala que los países deben hacer “pruebas, pruebas, pruebas”, el doctor López-Gatell sostiene que estas no son necesarias: “No se necesita el número de casos. Lo que se necesita es entender los datos, entender cómo es la mecánica de una epidemia para tomar las decisiones más adecuadas. Hay varias personas que dicen que estamos a ciegas, no tenemos información. Está a ciegas el que quiere ir a ciegas. Nosotros tenemos la información adecuada para tomar decisiones”.

Por lo pronto, tenemos una cifra de solo 8 mil 48 casos activos, pero un número altísimo de más de 20 mil recuperados. Contabilizamos 26 muertos por millón de población, menos que los 91 de Dinamarca o los 90 de Alemania. Quizá estábamos “mejor preparados para enfrentar el momento más difícil”, como ha declarado el presidente López Obrador. La otra posibilidad es que estamos llevando mal las cuentas.


Puebla y Tabasco

Miguel Barbosa de Puebla pasó de “los pobres somos inmunes” al “estaremos colapsados en 20 días”. Tabasco se declaró libre del coronavirus, pero hoy el gobernador Adán Augusto López está contagiado. Barbosa impone el Hoy No Circula para aumentar la aglomeración en el transporte público, López cierra los supermercados para dejar sin alimentos a los tabasqueños.


Imprimir
COMENTARIOS