×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
02 Febrero 2020 04:00:00
Cuestión de crecimiento
Escuchar Nota
Los programas asistenciales no sacan a la gente de la pobreza. La historia así lo ha demostrado. En el mejor de los casos los apoyos permiten que las personas con carencias subsistan. Pero mantenerse a flote no es lo mismo que prosperar. Para mejorar las condiciones de vida de manera sostenible hacen falta empleos, muchos empleos. 

El asunto es el efecto multiplicador. Los programas asistenciales no generan riqueza, sino que reparten la ya existente. Si se hace con pulcritud y transparencia, los recursos destinados llegan efectivamente a manos de los más necesitados. Pero si interviene la corrupción, entonces se pierde en fines menos nobles como el acarreo de beneficiarios a los actos de los políticos, como sucedió hace unos días en nuestro estado y como ha ocurrido demasiadas veces en el pasado en México y en otras partes de mundo.

La corrupción tiene niveles, por supuesto, por eso de vez en vez aparecen casos como la Estafa Maestra que nos recuerdan hasta dónde puede llegar la perversión de quienes han decidido hacer un mal uso de los programas asistenciales. Algunos de los responsables de “distribuir el bienestar” han entendido de manera muy clara eso de que el que reparte se queda con la mejor parte: los únicos ganadores de su gestión han sido ellos.

Insisto que, incluso cuando los programas sociales son ejecutados a la perfección, no generan riqueza. Pero cuando hablamos de crear fuentes de empleo la cuestión es muy distinta. El dinero que reciben como sueldo los trabajadores es una parte de la utilidad generada por la actividad productiva que realiza. Entre más personas en una sociedad generan bienes y servicios, mayor es la riqueza existente, lo que mejora las posibilidades para una vida más próspera para todos.

Entiendo muy bien a quienes señalan la inconveniencia de que la riqueza se concentre en unas pocas manos. Lo que no comparto es la idea de que nadie gane más, para que los más ricos no sigan incrementando sus fortunas. Lo que nos debe molestar no es la riqueza de los demás, sino la pobreza de las mayorías. El problema no son los que tienen sino los que no. Por eso hay que darles herramientas para ser cada vez más productivos y abrir las oportunidades para que demuestren sus capacidades y desplieguen todo su potencial.

No se trata solo de reciclar el cuento aquel de “enseñar a pescar”. En este punto de nuestra historia ya deberíamos saber que crear una dependencia hacia el Estado es incumplir con la razón fundamental de su existencia. Las instituciones deben servir a los seres humanos, pero no es limitando su desarrollo que eso se logra. Todo lo contrario, entre mayor autonomía logren los miembros de una sociedad mejor habrán cumplido con su papel las organizaciones públicas.

Por eso vuelvo a pedir que abandonemos el aparente atajo en el que nos hemos extraviado y que nos vayamos por la única ruta segura: la creación de empleos. Todo el entramado institucional debe estar dispuesto para ese fin.. Necesitamos que cada mexicano se ocupe y produzca. Urge, además, que lo haga dentro de la economía formal. Es cuestión de crecimiento; que, por cierto, sí es importante.


Imprimir
COMENTARIOS