×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
07 Noviembre 2009 04:15:29
Cuestión de opinión
En esta ocasión estimados lectores, me gustaría platicar para ustedes cuáles son los criterios que señala la FIFA para que el silbante decida si una mano debe ser sancionable al considerarse deliberada

La mano que cometió “El Topo” Valenzuela en el duelo ante Pumas, no fue deliberada, por lo cual, Jorge Eduardo Gasso no debió marcar el penal con el que ganaron los universitarios al odiado rival: el América

En esta ocasión estimados lectores, me gustaría platicar para ustedes cuáles son los criterios que señala la FIFA para que el silbante decida si una mano debe ser sancionable al considerarse deliberada.

Les puedo adelantar que ya estoy hasta el copete (que no tengo), de escuchar a medio mundo emitir su docta opinión al respecto, sin conocimiento de causa, basándose simple y llanamente en una apreciación empírica, antes que en el conocimiento reglamentario que existe.

Algunos “sabihondos” se atreven a aseverar que determinado contacto entre la mano y el balón debe ser sancionado “porque cortó la trayectoria del balón”. Lamento desilusionar a tan diestros “árbitros de televisión”. El hecho de cortar la trayectoria del balón, evitando incluso una anotación, no es un criterio establecido por las leyes del futbol, para que se pueda marcar un tiro libre directo o un penalti.

Otros aficionados afirman en forma petulante, que una mano debe ser penalizada con el argumento de “en dónde llevaba la mano”. Lamento desalentarlos nuevamente, la regla XII tajantemente dice: “La posición que guarde la mano, no presupone que sea deliberada”, luego entonces, se trata de una tesis falsa, no documentada e inaceptable.

El segundo criterio reglamentario se refiere a que si el balón le llega al supuesto infractor “por sorpresa”, no debe ser penalizado. El tercero señala, que: “El árbitro tomará en cuenta la distancia que existe entre el emisor del balón y la mano para decidir si es deliberada”; es decir, entre más corta sea la distancia, menos probabilidades hay de que haya sido intencional. Y el cuarto, es aquel viejo axioma del balompié que reza: “La mano debe ir al balón (y no el balón a la mano)”.

Ahora sí, teniendo claros los conceptos emitidos por el órgano rector de nuestro querido deporte, están ustedes listos para emitir su opinión, basada en el conocimiento de cualquier jugada polémica que se presente en un partido.

Me voy a tomar la libertad de expresar mi punto de vista respecto de la mano del Topo Valenzuela, señalada por Jorge Eduardo Gasso, con la que mis queridos Pumas derrotaron al odiado rival: ¡No fue deliberada! Por favor, primero juega la pelota con la cabeza y luego, por sorpresa le golpea en la mano. No cumple con lo señalado por la ley… cuestión de opinión.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5