×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
26 Abril 2019 03:23:00
Culminación anticipada
La experiencia internacional nos dice que un grupo político que jamás ha estado en el poder, y que de pronto obtiene la administración de una nación o un estado, ineludiblemente tendrá que pasar por un periodo de aprendizaje, y no solo en el funcionamiento del modelo burocrático que estrenará en su administración, sino que principalmente deberán aprender a reconocer cuáles son los poderes reales que se encuentran establecidos en aquel lugar, y que, por consecuencia, tendrá que enfrentar.

Lo anterior viene al caso, dado que hasta hace algunas semanas, quienes seguimos la andanza de esta Cuarta Transformación, pensábamos que el Presidente y su agenda parecían imparables. Y es que al parecer todo marchaba sobre ruedas para él, lo que se proponía lo venía logrando sin mayor esfuerzo por no haber quién se opusiera a sus planes o propuestas.

Sin embargo, en los últimos días las cosas han venido cambiando de manera significativa, tal parece que lo que ahora se opone a los planes del Presidente es mucho más grande que el propio poder que él mismo ostenta, y mucho más difícil de ignorar que lo hubiera imaginado desde que por primera vez se postuló para presidente, y que lo es, la terrible realidad en la que se encuentra nuestro país, el cual sin duda ha sido secuestrado por estos poderes reales a los que me refería en el párrafo primero.

Es decir, que ante este entorno o estado real de México, ahora el gobierno de Andrés Manuel no solo se está viendo obligado a frenarse en sus aspiraciones transformadoras, sino que ahora lo vemos hasta retroceder en cuestiones tan significativas para él como lo son las reformas en materia educativa, revocación de mandato, y hasta en lo relativo a la seguridad que debe o no brindarse a los expresidentes.

Sin duda, la falta de previsión del equipo del Mandatario le ha hecho olvidar que dentro del aprendizaje que se debe tener al imponer un nuevo modelo de gobierno, se encuentra la necesidad de lidiar con los poderes reales que se han constituido en nuestra sociedad, y que no se encuentran precisamente regulados por la ley, pero que gozan de un gran peso, al punto de poder hacer fracasar a cualquier gobierno.

¿Pero, cuáles son esos poderes reales constituidos en nuestra sociedad que empiezan a hacer trastabillar al proyecto del Presidente? La respuesta es, que aunque Usted no lo crea, esos poderes son los mismos que han hecho tropezar a los anteriores gobiernos y que fueron causa de esta alternancia política, y que lo son, los creados por los sindicatos, como el de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); o el creado por la misma Elba Esther Gordillo; o bien, el poder que representa el Gobierno de los Estados Unidos; pero sobre todo, el poder que impone la delincuencia organizada en nuestro país y que sigue desgraciadamente rigiéndolo.

Entonces, tal parece que a nuestro Presidente lo ha alcanzado la realidad, y a casi 130 días de mandato, su administración empieza a enfrentar las verdaderas vicisitudes que le imponen los factores reales de poder que dominan a nuestro país, y que ahora lo obligan a retraerse en sus decisiones, y que de no ser dominados por la nueva administración federal representan una amenaza real de la culminación anticipada de lo que pudo haber sido, una verdadera Cuarta Transformación.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65