×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
19 Enero 2020 03:10:00
Culpables
Escuchar Nota
Más tardó en aparecer la noticia de la tragedia escolar de Torreón que los opinólogos dar rienda suelta a sus típicas elucubraciones, rumores y descalificaciones; incluso hasta la misma autoridad estatal cayó en el juego al especular y buscar algún culpable a como diera lugar. Sin embargo, buscar culpables y explicaciones resulta inútil mientras no se reconozca que vivimos en una sociedad producto de un sistema fallido, en el que la violencia es vista como algo normal, y no de ahora sino desde siempre, basta con revisar la historia, llena de conflictos, siempre unos contra otros.

Vivimos en un sistema que nos ha hecho insensibles ante la violencia y la muerte que se han apoderado de nuestras calles, que las autoridades -de ahora y más las de antes- no han sabido como combatir esos flagelos y menos aún prevenirlos. Somos una sociedad que se ha acostumbrado a ver acribillados, colgados, decapitados y torturados sin piedad por manos criminales, incluso por niños sicarios, que no respetan ni a los mismos niños. Vivimos en un sistema que ha normalizado la violencia física y verbal que está presente en el cine, la TV, narcoseries y videojuegos.

Vivimos en un sistema sumamente desigual en el que ambos padres de familia -si es que no se han separado- se ven obligados a trabajar para sobrevivir, en el que los niños son cuidados por la nana TV o algún dispositivo digital en el que pueden ver, decir e interactuar lo que sea sin ningún control, donde se les alborota la hormona antes de tiempo con pasión sin reflexión, donde aprenden que el dinero es la única llave de la felicidad, que el alcoholismo y los vicios -cualquiera que sea- son algo de lo más normal, donde la muerte y la violencia son el pan de cada día, donde los débiles son desechables -en especial los ancianos- donde todo se vale con tal de ser alguien y para lograrlo se debe pasar por encima de los demás.

Vivimos en una sociedad con un sistema educativo fallido, que no motiva a aprender, en el que lo importante es pasar de año y no aprender, en el que los maestros -cuando no están preocupados por sus bonos y la grilla- no reprenden a sus alumnos porque tienen miedo a ser denunciados en derechos humanos y quemados en las redes sociales, como lo vimos el jueves pasado cuando ante un rumor de una amenaza de muerte hecha por un niño de 4º de una Primaria local las mamás prefirieron propagar el rumor antes de acudir a la dirección del plantel; es un sistema fallido en el que los maestros tienen que lidiar a diario con niños sobreprotegidos por sus padres quienes los convierten en pequeños tiranos y no se les puede exigir nada; es un sistema fallido en el que el cargo de Servicios Educativos se otorga como premio de consolación política y no por capacidad y mérito.

Vivimos en un sistema en el que los suicidios, los feminicidios, el acoso y los abusos sexuales van en aumento y a nadie parece importarle las causas. Vivimos en una sociedad en la que felicidad es sinónimo de hacer fortuna, en el que el único fin es el dinero sin importar los medios para conseguirlo, en el que lo espiritual suena a ridículo y no importa, en el que la justicia es una mercancía más al servicio del mejor postor y la impunidad es la regla. Somos una sociedad que se escandaliza momentáneamente por las tragedias pero que no sabe reconocer las causas que las originan porque preferimos remediar que prevenir.

Han pasado 10 días de la tragedia y no habrá explicación alguna que convenza mientras no reconozcamos que todos llevamos vela en este entierro de violencia y muerte, que somos una sociedad fallida, que todos -por comisión u omisión- somos culpables y de poco servirán las medidas que se tomen mientras no se ataquen las causas de este sistema fallido del que todos formamos parte, del que somos víctimas y victimarios. Pero eso sí, somos expertos en buscar culpables, en tener un pretexto para cada ocasión y opinar de todo. Por lo pronto nos preguntamos ¿qué sigue? y ¿hasta cuándo?

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS