×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
10 Marzo 2020 04:05:00
Cultura para el encuentro
Escuchar Nota
La Agenda 2030 se trata de la primera agenda internacional que ve en la cultura una alternativa más que interesante y atractiva para mejorar en aspectos como: diversidad, equidad de género, crecimiento económico, configuración de sociedades resilientes y sobre todo la capacidad de la cultura para construir ciudades sostenibles.

La misma Agenda señala que si no existe la cultura ningún desarrollo resulta sostenible, pero a todo esto ¿qué es la cultura? Fue Edward Taylor (1871) quien por vez primera le da un sentido antropológico y la definió de la siguiente manera: “todo complejo que incluye conocimiento, creencia, arte, moral, derecho, costumbre y cualesquiera otras capacidades y hábitos adquiridos por el hombre como miembro de una sociedad”.

Ahora bien, imaginemos este proceso de adquisición y agrupamiento de conocimiento y saberes, imaginemos que llega a nuestros barrios, colonias, ejidos, etcétera.

¿Qué impacto lograría en nuestra comunidad?, ¿qué beneficios obtendrían nuestra niñez y juventud? Lejos de las habilidades cognitivas y motrices de las que se dotarían nuestras familias, por ejemplo, con la clase de guitarra, piano o canto, las tremendas habilidades culinarias que podría detonar un ama o amo de casa con un taller de preparación de alimentos dirigido a la cocina tradicional de nuestro México. Lejos de todo ello, imaginemos los agradables puntos de encuentro que se generarían, las fabulosas pláticas, las increíbles experiencias…

Sin embargo, históricamente, nuestras instituciones de cultura carecen de presupuesto, herramientas, caminos adecuados para la implementación de programas masivos y que permeen positivamente a la sociedad de manera permanente.

En esta era se viven momentos difíciles en cuanto a la cultura se refiere, lejos de las promesas del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por construir un bagaje amplio de programas culturales en beneficio de la sociedad, la cultura ha sufrido un recorte por demás importante, un recorte que lacera y fractura los logros históricos en el desarrollo de las economías a partir de la cultura.

Sin embargo, Coahuila ha sido un claro ejemplo de la construcción de estructuras culturales funcionales, sólidas y firmes, aprovechan y eficientan el recurso, es de las pocas entidades que se preocupa determinantemente por su historia, por sus costumbres y por su tradición y que con lo poco que llega van detonando proyectos de gran envergadura para el desarrollo de las y los coahuilenses.

Lo dicho por Taylor es fundamental, la cultura es un fenómeno que comprende a todas y todos y cómo tal, su ejecución, su transito a la acción también debes ser un proceso colectivo, un camino de sumas y no de restas. Yo por lo pronto, te comparto mi amor por la historia de nuestra hermosa ciudad de Saltillo y cada tres semanas estaré compartiendo contigo un recorrido por el Centro Histórico, hablando de historia, de leyendas y por qué no, también de anécdotas. La cultura más allá de cualquier acepción ideológica es un proceso de encuentros. Te invito a encontrarnos, platicar de nuestra hermosa ciudad capital y compartir un momento de diálogo y aprendizajes mutuos.

La cita del segundo Recorrido Sarapero es este jueves en punto de as 19:30 horas, saliendo de la Plaza de Armas. Te invito, vamos y vivamos de un proceso cultural para enamorarnos de nuestra hermosa ciudad, de su Centro Histórico lleno de anécdotas, leyendas e historias de gran valor para nosotros, sí, pero también para las generaciones venideras.
Imprimir
COMENTARIOS