×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
23 Febrero 2010 04:38:39
De costa a costa
Inmersa por unas horas en el abierto mexicano, iré a San Francisco para apreciar a quienes buscan la titularidad en el tricolor

Hoy sí que tendré que hacer un cambio de chip completo. Empiezo este día en las cálidas playas de Acapulco en el Abierto Mexicano de Tenis disfrutando del gran nivel que nos brinda el tener un torneo categoría 500, y es que pelear por los puntos y la bolsa que ofrece el torneo de tenis más importante de Latinoamérica ha hecho que grandes raquetas arcillistas se den cita en el marco de un evento tan especialmente encantador (como ellos mismos lo definen) y nosotros tengamos al menos una vez al año la oportunidad de disfrutar de grandes encuentros de corte internacional.

Ya por el hotel sede se siente un movimiento constante, la adrenalina fluye, los cazadores de autógrafos aparecen por doquier y los principales rankeados desfilan escoltados por cuerpos de seguridad no menores de 6 personas, es un hecho y una halagadora realidad: México tiene un gran evento de calidad internacional. Ojalá que pronto esta cercanía con la élite del tenis motive a las promesas del deporte blanco de nuestro país a dar el salto que hace falta. Que distinta sería la historia de este deporte en nuesto país si al menos tuviéramos un solo rankeado dentro de los primeros 20 del mundo. Y es que da gusto ver cómo la gente anoche se le entregaba incondicionalmente a Santiago González, él hizo lo más que pudo y todos fuimos testigos de que lo dejó todo en la cancha. Y para la noche ya estaré envuelta en los helados vientos de San Francisco (California, EU) y la no menos fría situación de nuestra Selección. Pero creo que esta es la oportunidad perfecta que se le presenta al Vasco para poder demostrar que sus palabras no han calado hondo dentro de los corazones y sentimientos de los seleccionados y que podemos decir que lo sucedido ya es historia.

Una buena actuación de nuestra Selección Nacional valdrá más que mil palabras, si el equipo sale con actitud, carácter y entusiasmo al juego frente a Bolivia, entonces podremos todos asumir que vamos para adelante a pesar de todo. De lo contrario, si México sale con una actitud medianamente buena, si no logra conjuntarse y manejarse con armonía, entonces sí creo que todos podremos preocuparnos, porque será la lectura clara de que el corazón de la Selección ha sido herido.

Como alguna vez escuche decir a Nacho Trelles “Prefiero ser historiador que profeta” creo que es lo más sensato que podemos hacer el día de hoy, simplemente esperar a que sean los resultados y no las explicaciones lo que nos dé o deje de dar la razón. A fin de cuentas, mañana empieza nuestro verdadero camino a Sudáfrica, descubriremos el primer rostro de la Selección y podremos ver si ese rostro tiene o no casta de campeón, sé que de corazón todos deseamos que así sea.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5