×
Joel Almaguer
Joel Almaguer
ver +
Inició sus estudios en la Universidad Autónoma de Coahuila, donde tuvo como maestros a Gerardo Monjarás y en sus últimos años al reconocido pianista regiomontano Gerardo González. Ha desarrollado su actividad musical como pianista en danza y como acompañante de cantantes principalmente. Ha participado en musicales como pianista. Imparte diplomados en historia de la música para la UAdeC. El año pasado vivió en Francia donde tuvo oportunidad de compartir su talento musical. Música Sobre Ruedas es un proyecto que ha desarrollado para compartir música en espacios públicos. Actualmente también es miembro de la Orquesta Filarmónica del Desierto donde participa activamente en el Coro Filarmónico. [email protected]

" Comentar Imprimir
31 Marzo 2019 03:36:00
De estrenos mundiales y otras cuestiones
Comencemos estas líneas aceptando que un concierto como acto social es obligatoriamente público. Y digo esto porque el martes pasado asistí al estreno mundial de un concierto para piano pletórico de momentos bellos. Sin duda. Así que antes de regresar al primer punto, permítanme comentar el concierto del compositor Alberto Askenazi y Luis O’Cádiz.

Un concierto compuesto en un estilo marcadamente post romántico en el que el diálogo del piano, lleno de acordes que nos recuerdan a Rachmaninov, se entremezcla con una orquesta efusiva, llena de colores que nos recuerda a mundos antiguos. La interpretación de los tres movimientos que conforman el concierto fue pulcra, detallada y meticulosamente elaborada por parte del director Natanael Espinoza y el talento arrebatador de Alejandro Vela, pianista de Coahuila que con sus interpretaciones se ha ganado a gran parte del mundo entero.

Al final del tercer movimiento la vertiginosa interpretación de los músicos se llenaba de pasión y un desenfreno siempre bien controlado. A todo esto debemos agregar la emoción y honor de contar con los compositores del concierto durante el evento. Era pues, dentro del marco de los festejos del 40 aniversario del Teatro de la Ciudad Fernando Soler, un evento de primer nivel: Un estreno mundial, ejecutado por una orquesta cada vez más consolidada y un pianista de primer nivel.

Sin embargo, y para mi desgracia, hubo eventos, no propios de la música sino del evento social en sí, que no me permitieron disfrutar del todo el concierto. Luego de casi una década de eventos orquestales, de un auge en la vida cultural de Saltillo, me pregunto: ¿cómo es posible que el público siga sin aprender a comportarse en un evento como este? Quisiera decir que exagero, pero escuchaba al lado mío a una pareja comer cacahuates durante el concierto, sin preocuparse por el ruido del celofán. Y más allá, otra pareja comiendo una sonora bolsa de Doritos.

Una orquesta merece respeto y más siendo un evento de tanto honor como lo es un estreno a nivel mundial. Además de esto, aceptemos que para todo hay momentos y un concierto no es para ir a comer. Finalmente, y ya para terminar, quisiera agregar y pedirles encarecidamente que no aplaudan cuando venga en gana. En un concierto, en tanto género musical, como una sinfonía o toda obra musical que sea compuesta por varias partes, se debe aplaudir hasta el final. Y esto no es por aspiraciones snobs, sino simplemente por respeto al intérprete y a su profunda concentración. Simple, si ven que los músicos no atienden a los aplausos, es clara señal de que estamos haciéndolo en un momento inadecuado.

Aprendamos pues a aplaudir en los momentos oportunos. Claro, esto también debiera decirse antes del evento y ser los organizadores los primeros en cultivar a su público. Así se evitarían sorpresas como estas y como el ruido de los celulares que en dos ocasiones sonaron durante el concierto. Ojalá seamos ese público cultural que muchos dicen que somos y aprendamos a disfrutar debidamente un evento como lo es un concierto de orquesta, un recital.

Feliz domingo.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65