0 1 2 3
×
4
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
23 Noviembre 2019 04:00:00
De hipócritas y resentidos ¡líbranos Señor!
Escuchar Nota
Quienes pertenecemos a una generación educada en los valores y principios enseñados en el hogar, con respeto a nuestros semejantes y a las instituciones, nos duele ver en lo que están convirtiendo a México, quienes se sienten ya dueños y señores de esta tierra y de la voluntad de sus habitantes.

Basta ver el comportamiento de los diputados en lo que es el recinto oficial, que dista mucho de ir con su investidura. Ni duda hay que no se le puede pedir peras al olmo ¡por supuesto que no! Lo que estamos viendo y viviendo ya se veía venir.

Durante las campañas políticas es común que se saquen los “trapitos al sol” los contendientes. Es una guerra de descalificaciones donde el candidato del partido contrario siempre es el malo.
Es válido hasta cierto punto. Es una contienda donde se lucha por alcanzar el objetivo: Ganar para gobernar.

En realidad, las campañas deberían ser para recoger las inquietudes del pueblo, sus necesidades, inquietudes e ir armando un plan de trabajo que permita rendir frutos. Sin embargo, lejos de eso se llega a los ciudadanos denostando el trabajo de quien gobierna con el propósito de encender los ánimos.

La campaña presidencial fue realmente aberrante donde el coraje de un candidato y sus seguidores, su frustración por fracasos que no fueron fraudes como siempre gritó y lo sigue creyendo, sembraron la semilla de la discordia.

Pronto nos vimos envueltos en una polarización de la que no hemos podido salir.

El triunfo de López Obrador en las elecciones fue debido, más al hartazgo de la gente por el gobierno de Peña Nieto, las corruptelas y el derroche de no pocos priístas y líderes eternizados en el poder, que a la simpatía que hubiera despertado.

Quien manda al “diablo las instituciones” no puede ofrecer nada bueno y desconoce la historia de nuestro pueblo. Porque las instituciones fueron construidas para dar seguridad a un pueblo, a una Nación.

No son las instituciones las que han fallado, son algunas personas, no todas. Yo podría asegurar que se han aportado más beneficios que daños que lamentar.

Las instituciones nos pertenecen a todos los mexicanos no a un gobierno, mucho menos a un partido político que intenta eternizarse en el poder. Es decir, pretenden hacer lo que tanto criticaron.

Con la diferencia de que la hegemonía del PRI duró lo que los ciudadanos quisieron. La oportunidad del cambio se tuvo y otro partido gobernó, gracias al Instituto Federal Electoral (IFE) constituido para dar certeza a las elecciones y que el voto ciudadano fuera respetado.

No obstante, la polarización de un grupo, siempre inconforme, ha sembrado la duda entre quienes se dejan manipular. Las instituciones no se respetan; parecería que el propósito fuera destruirlas.
Quien gobierna cree que solo él tiene la razón en todo. Eso es un acto de soberbia. Prometió mandar al diablo las instituciones y lo está cumpliendo; ¿revanchismo o venganza? Ha humillado y permitido que humillen a las Fuerzas Armadas, expuesto a soldados y marinos a emboscadas y enfrentamientos con delincuentes, sin que los elementos del orden puedan defenderse ¿qué más se puede esperar?.

Se regala el dinero de los contribuyentes sin que haya claridad en lo que se está haciendo. El que se diga “primero los pobres” no es más que un promocional para sostenerse en el poder. Los programas sociales vienen desde tiempo atrás, no son nuevos. La diferencia está en que se cambian los nombres.

Con los cambios o despidos en instituciones me pregunto ¿todos los que se fueron, eran corruptos? Por supuesto que no. Hemos visto desfilar a personas muy valiosas y llegar a otras con nulo o escaso conocimiento del cargo que se les ha asignado.

¿Eso se quiere para México? Yo deseo un país próspero, con gobernantes que realmente gobiernen, no se la pasen burlándose de una parte de la población, etiquetándolos y ridiculizándolos. Como tampoco es correcto que se burle de expresidentes, poniéndoles algún mote. Nunca, que yo recuerde, había sucedido algo similar. Se guardaba cierta distancia y había respeto.

¿Cómo es posible que a los niños con cáncer se les haya expuesto al riesgo? Porque eso es lo que se hizo al suspender los tratamientos. En cambio, si haya habido recursos para enviar un avión de la Fuerza Militar y traer asilado a Evo Morales. Me pregunto ¿Por qué no lo recibieron en Cuba o Venezuela? ¿Acaso no son más afines en ideología?

Se habla de corrupción, un día sí y otro también. Sin embargo ¿No tiene en su gobierno a corruptos, desertores de partidos políticos que tanto critica? Es pregunta, que conste.

No cabe duda de que hipócritas y resentidos pretenden darse baños de pureza. De ellos, ¡líbranos, Señor!.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)2
Imprimir
COMENTARIOS


3

  • 4
5
7 8
9 0 1 2 3 4 5 6 30 31 32