×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
14 Diciembre 2019 04:00:00
De rodillas ante nadie
Escuchar Nota
¿Cuándo un acuerdo o tratado con Estados Unidos ha resultado del todo beneficioso para nuestro país?. ¿Realmente nos hemos enterado de las condiciones que nos han impuesto nuestros socios comerciales? 

Con una rapidez extraordinaria se logró destrabar ciertos desacuerdos que había para la firma del documento.  Es de llamar la atención.

Como no hay nada oculto bajo el sol que nos alumbra, pese a la euforia de un supuesto triunfo del canciller Marcelo Ebrard y el mismo presidente de México, empiezan a salir los “arreglos” que permitieron llegar a la firma del nuevo Tratado de Libre Comercio. 

Es obvio que, quien termina de poner las reglas es el vecino, de ninguna manera lo es nuestro gobierno, por lo tanto, no hay que ufanarse. El tiempo que nada perdona y menos oculta, será el que diga la última palabra.

¿En qué plan quedaron los empresarios mexicanos? ¿Los tomaron en cuenta en las negociaciones? 

México, con todo ese potencial que Dios nos regaló no debería verse sometido ante nadie.  Se le echa la culpa a la corrupción de todos nuestros males.  Sin embargo, no ha ido sola. Está también la impunidad, el abuso del poder, la ambición y las malas decisiones de quienes ostentan el poder con soberbia. 

México, nuestro amado país, no es propiedad ni de un gobierno ni de partidos políticos. México es de todos los mexicanos y por ello debemos de luchar, desde nuestro espacio laboral o social para no dejarnos vencer por nadie por muy poderoso que parezca.   

La inseguridad es un tema que no puede hacerse a un lado ni creer que el país se está pacificando con besos y abrazos.

Hay que dirigir la mirada muy recientemente a Michoacán y a Guanajuato para comprender la magnitud de la problemática existente. 

La impunidad con que se pasean los delincuentes frente a las llamadas fuerzas del orden es realmente indignante.  Y no solo se pasean, sino que actúan en el momento que lo desean extorsionando a comerciantes y a quienes se les ocurra. 

Mientras la delincuencia no sea combatida con mano firme y decidida, el fenómeno de la inseguridad seguirá creciendo.  Ya es un riesgo mayor el que tenemos en las calles y como si fuera poco la “Ley de amnistía” recién aprobada vendrá a favorecer a los delincuentes y a ponernos en riesgo a los ciudadanos.

No entiendo el por qué de las decisiones que promueven riesgos o los incrementan, en vez de aprobar leyes que permitan actuar con energía a quienes se encargan de la seguridad de las ciudades y del país.

Están atentando contra la vida de elementos de los cuerpos policíacos sin importar el lugar, la hora.  También lo han hecho contra las Fuerzas Armadas y eso definitivamente no es justo.

Es criticable y preocupante la falta de sensibilidad de funcionarios y aún de quien se supone debe estar más comprometido con ofrecer seguridad a los ciudadanos, cuando elementos de diferentes corporaciones sufren algún atentado.

Los daños materiales han sido grandes; con la diferencia de que todo lo material tiene solución a corto o mediano plazo.  No así la vida de un ser humano que se apaga en un instante porque los criminales están mejor armados que nuestros buenos policías. 

No es justo el abandono que se tiene a las fuerzas del orden.  ¿Cómo queremos resultados si no se les da con qué actuar?  No se entiende el por qué los delincuentes están mejor armados y no hay poder que los desarme.

¿Para qué sirven las leyes? Me he preguntado infinidad de veces.  Tal vez para que las interprete un juez a su manera y actúe... Como le convenga. 

Al soltar a delincuentes se está dejando en la indefensión a los ciudadanos, de por sí, ya sometidos en algunos casos a los criminales.  Por eso no se denuncia en muchas ocasiones.  ¿Para qué? ¿Para integrar una carpeta y sumarla a cientos que se encuentran en espera de solución? 

Los delincuentes, lo sabemos, no respetan a nadie por una razón: No temen a la autoridad.  Se burlan con su actitud, del gobierno, de los funcionarios, de quienes integran las Cámaras. Sienten que todo les favorece y en buena parte tienen razón.

México requiere de acuerdos comerciales, es cierto, porque con ello llegan inversiones y hay venta de productos mexicanos.  Sin embargo, el tema de la inseguridad requiere atención urgente para encontrar la solución. 

No se puede ni se debe estar de rodillas ante nadie.  Ni ante un poderoso que impone reglas, ni ante las mafias que imponen miedo.
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS