0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
06 Junio 2011 03:00:23
¿De veras devuelven el dinero?
Escuchar Nota
Esas promociones más recientes en las que un establecimiento le ofrece una tarjeta de crédito por medio de la cual le regresa un porcentaje de su compra, pueden no resultar un beneficio real para su economía.

Partiendo del hecho de que se trata de un plástico que le hace disponer de dinero prestado –y esto tiene que quedarle muy claro–, este tipo de promociones funcionan siempre y cuando usted sea de los –poquísimos– que liquidan sus deudas en una sola exhibición, de otra manera, el dinero que le devuelven se convierte en polvo, porque no le redunda ningún beneficio.

La Condusef hace un análisis de estas situaciones y propone un ejemplo: suponga que adquiere una televisión con valor de 15 mil pesos, compra por la cual le regresan 450 pesos, cuando llega su estado de cuenta, usted decide pagar sólo el mínimo requerido, es decir, mil 500 pesos; así el resto de su deuda generará, por concepto de intereses, 750 pesos, de tal modo que su pago se repartirá así: 750 para pagar intereses, 630 para pagar la televisión y 120 para pagar el iva. Ante esto, los 450 pesos que le devolvieron como promoción serán realmente poco significativos respecto a los intereses generados en el primer mes.

Algunos aspectos adicionales que debe considerar al aceptar una tarjeta de esta naturaleza se remiten a la facilidad que ofrecen de usarlas en otros establecimientos, si no es así, a menos que usted sea “fan” de un lugar en específico, su tarjeta sólo será una excusa para acudir al mismo supermercado todo el tiempo.

El hecho que le permita hacer compras en varios lugares y que las promociones apliquen para diversos artículos pueden ser ventajas sustanciales para aceptarla.

¡Fíjese bien!

Revise cuáles son las condiciones que tiene cuando acepta una tarjeta de un supermercado o cadena de tiendas en particular: ¿Cuál es el mecanismo para las devoluciones? ¿Cada cuándo se realizan? ¿Por qué medio se llevan a cabo? (algunas recurren a cupones o tarjetas de regalo), ¿qué condiciones tiene que cumplir?

Verifique cuáles son los beneficios extra: si incluye algún seguro, descuentos especiales, atención médica por teléfono, servicio de ambulancia, etcétera.

Fíjese en el costo anual total del crédito, la tasa de interés puede llegra a ser muy superior a la de otros tipos de tarjetas en el mercado.

Cuando le ofrezcan la opción de meses sin intereses, úsela en artículos difíciles de adquirir en un solo pago, como electrodomésticos o muebles, no lo use para compras menores como alimentos, ropa, zapatos, juguetes o regalos.

Nunca omita hacer un análisis de su capacidad de pago, no se deje enganchar por las promociones, aunque parezcan espectaculares, no todas son “como las pintan”.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22