×
Guillermo Herrera Márquez
Guillermo Herrera Márquez
ver +

" Comentar Imprimir
22 Junio 2013 04:00:06
Debate y no un foro
Esperamos que el próximo debate que protagonicen los candidatos a la Alcaldía sea eso, un debate donde se analicen, argumenten, defiendan posturas y se señalen cuestionamientos que tenemos como ciudadanos y que no se convierta en un simple foro solo de propuestas, queremos que se analice a fondo la problemática y oportunidades que tenemos en Saltillo.

La palabra “debate” proviene del latín debatture y significa discutir, disputar sobre algo tal y como lo define el concepto se trata de una discusión de temas con opiniones antagónicas sobre un tema en particular o problema.

Suponemos que las plataformas de los partidos políticos están basadas en representatividad de la población y con diferencias, que los mismos problemas se pueden abocar y solucionar con métodos y técnicas distintas, por lo que es fundamental argumentar y defender posturas para encontrar y definir soluciones.

En este espacio hemos señalado que nuestra clase política representa a la sociedad, una sociedad mexicana no acostumbrada a los cuestionamientos, argumentación, debate puro y a la discusión de cualquier tipo de temas, carecemos de una cultura lo suficiente holgada como para mantener una discusión y tocar temas de profundidad sin tomarlo personal.

Años atrás la cadena española Antena Tres transmitía un programa llamado “Esos Locos Bajitos” que conducía Bertin Osborne y donde niños de muy corta edad cuestionaban a un personaje y mantenían además una discusión sobre temas de actualidad, lo cual reflejaba una cultura ibérica de altura, donde cuestionaban y analizaban problemas de una manera que ya quisiéramos escuchar en México de nuestros estudiantes universitarios.

Hasta el momento he leído y visto en medios de comunicación y redes sociales cientos de chismorreos y golpes bajos hacia los candidatos sin embargo no han sido criticas de altura, se dejan llevar más por lo de “encimita” que por las propuestas reales, planes de trabajo y posturas respecto a los múltiples problemas que tenemos en Saltillo.

En este país nos da miedo la discusión, nuestra incapacidad para defender una idea hace que evitemos la confrontación, preferimos negociar no hacernos daños y dejar que los problemas se solucionen después, no vaya a ser que resultemos más perjudicados que beneficiados por “sacar los trapitos al sol”.

Los debates deben ser tomados con seriedad, recordemos un caso internacional en 1960 cuando John Fitzgerald Kennedy ganó en gran parte la elección presidencial de los Estados Unidos por su facilidad para hablar y que ganó muchos puntos cuanto arrasó en el primer debate televisado ante su contrincante Richard Nixon.

Los candidatos ya han tenido muchas oportunidades para hablar solo de propuestas, desde sus trípticos, entrevistas y hasta visitas a colonias, es momento de defender su proyecto y cuestionar las debilidades de sus contrincantes, hablar de sus ventajas competitivas.

A muchos sectores de la población, incluyendo a los candidatos no alcanzan a comprender la naturaleza de un debate genuino, piensan que se trata de una pelea cuando es un ejercicio comunicativo.

Espero que Ricardo Torres Mendoza, Tomasa Vives Preciado, Fernando Donato de las Fuentes Hernández, Isidro López Villareal y José Luis Garay Fernández se tomen en serio el debate, que no sea un argumento para salir en medios de comunicación y mal gasten su tiempo y el nuestro solo en propuestas de un Saltillo color rosa, necesitamos hombres y mujeres que dirijan nuestra ciudad con claridad, mucho valor y sentido común al hacer y también al hablar.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5