×
María del Carmen Maqueo Garza
María del Carmen Maqueo Garza
ver +
Coahuilense, médico pediatra, apasionada de la palabra escrita. Desde 1975 ha sido columnista en diversos periódicos regionales. Bloguera a partir del 2010. Participa activamente en el Taller literario “Palabras al viento”. Tiene varios libros publicados. Inquieta por la problemática social, en particular la relativa a nuestros niños y jóvenes. Sus colaboraciones invitan a asumir que la resolución de esos problemas es tarea común para todos. Su blog: https://contraluzcoah.blogspot.com/

" Comentar Imprimir
31 Mayo 2020 04:00:00
Del yo al nosotros
Escuchar Nota
Estamos aún en la pandemia. A la vuelta de diez semanas nos hemos acostumbrado a la compañía del virus; venimos haciendo lo que nos corresponda hacer, para hallar la forma de seguir adelante con nuestra vida diaria, evitando ser contagiados.

Cada vivencia obsequia una lección, así se trate de lo más terrible que enfrentemos. El Covid-19 va dejando enormes enseñanzas de convivencia; nunca seremos los que éramos a principios
del 2020, cuando todo esto comenzó. En un foro de jóvenes escuché a uno de ellos decir que hemos aprendido a ser mejores personas.

Quiero creerlo así, a modo de un cambio permanente, el germen de una nueva realidad. Excelente oportunidad para analizar en qué momento torcimos el camino como sociedad.

Dónde comenzamos a pensar de manera exclusiva en el “mí” desechando el “nosotros”, a un punto tal, que llegamos a ser capaces de acciones que decenios atrás no hubiéramos imaginado.

En lo personal fue momento de retomar la lectura de “El laberinto de la Soledad” del gran Octavio Paz, para remontarme a los orígenes de nuestra personalidad como mexicanos. Si el ilustre
Nobel de Literatura viviera en estos tiempos, ya estaría escribiendo una nueva edición que incluyera los cambios que ha generado el actual milenio en nuestra quintaesencia, del mismo
modo como hizo el escritor en las reediciones de su obra, que vio la luz primera en 1950.

Los mexicanos deseamos una cultura de paz. Que las manifestaciones de empatía que se han hecho presentes desde inicios de la contingencia, se multipliquen y florezcan. Que esos aplausos al personal sanitario y los apoyos en especie que se les hacen llegar hasta los hospitales, continúen transmitiendo ese “gracias por cuidarme”.

Por desgracia, en paralelo a esas grandes manifestaciones, están las provocadas por la ignorancia y un rencor intrínseco que cargamos.

En nuestra propia constitución como mexicanos, hay una proporción de enojo, que en ocasiones explota dentro y hace erupción. No nos detenemos, como deberíamos, a analizar el origen de tal emoción que, en el contexto de la contingencia, ha llevado a atacar a quienes están ahí para cuidar a los enfermos, que bien podrían ser el día de mañana nuestros familiares o nosotros mismos.

Dentro de la filosofía se habla de “individualismo” como la tendencia a actuar con independencia del sentir de los demás, o sin sujetarse a las normas generales (RAE).

Lo que pudiera representar unaventaja en lo relativo a la autenticidad, llega a ser un gran inconveniente a la hora de actuar como grupo. Me atrevo a suponer que éste es un problema muy propio de nosotros como mexicanos: hay cierta urgencia de ver por lo propio, antes que otra cosa. Ello explica muchas actitudes que asumimos, tratando de sacar ventaja, aun cuando violemos los derechos de otros. Lo que, en el lenguaje popular de nuestro país, llamamos “ganonería” y que llevado al extremo explica en buena medida el mecanismo que mueve a la corrupción, vicio que –por desgracia— nos coloca en el mapa mundial.

Esa compulsión por sacar ventaja de un cargo, de una relación, para apropiarme de forma sistemática de recursos ajenos, sin una razón vital para hacerlo. La nueva realidad que estamos por inaugurar es una franca pendiente; más vale que nos mentalicemos desde ahora. Enfrentaremos muchas adversidades en los planos de salud, economía y seguridad, amén de los rezagos históricos en diversos rubros. Se requiere una ciudadanía organizada, pero, antes que nada, informada y consciente para actuar a favor de una cultura de paz. Polarizarnos y confrontarnos, va a impedir que avancemos.

Con tales actitudes todos saldremos perdiendo, pues gastaremos tiempo, energía y creatividad en pelearnos, en lugar de ponernos de acuerdo para integrarnos, apoyarnos y fortalecernos unos a otros Buscando evitar imprecisiones, vayamos nuevamente al diccionario de la Real Academia para rescatar una palabra maravillosa, que engloba la actitud tan necesaria de hoy en adelante: “Alteridad”, definida como condición de ser otro. En pocas palabras, colocarnos en los zapatos del otro para aceptarlo como es, y en correspondencia, esperar que él me acepte a mí como soy. No quisiera utilizar la palabra “tolerancia”, que tiene cierta implicación de fastidio.

Aceptación, en cambio, es una palabra de alas abiertas, que permite echar los sueños al vuelo.

A ratos no quisiera que la contingencia acabara, y que con ello se pierdan las muestras preciosas de
solidaridad que nos han ido hermanando.

No deseo ver que la empatía que hoy vivimos quede en una anécdota aislada, nada más.

Aprovechemos la enorme oportunidad de integrarnos y renacer como nación.

Alejemos, de una buena vez, el riesgo de salir perdiendo todo por el camino de la división.
Imprimir
COMENTARIOS