×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
22 Noviembre 2019 04:05:00
Derechos elementales
Los derechos humanos han sido y seguirán siendo para los mexicanos un tema difícil de allanar, lo anterior según organismos internacionales pertenecientes a la ONU que ha evaluado en los últimos 10 años el desempeño de nuestra nación en dicho rubro. Por desgracia México desde su primer Examen Periódico Universal (EPU) ha mostrado un escaso avance tanto en lo normativo, como en acciones realizadas por los gobiernos en turno tendientes a garantizar el respeto a dichos derechos, lo que ha traído como consecuencia que prevalezca la violencia, la corrupción y la impunidad, mismas que llegaron para quedarse.

Así lo concluyeron en el 2018, dentro de la Administración priista de Enrique Peña nieto, más de 200 organizaciones de la sociedad civil, en un documento en el cual se refirieron a hechos como la desaparición de los 43 normalistas, a las ejecuciones extrajudiciales en Tlatlaya, al aumento en los homicidios dolosos, y al asesinato de más de 40 periodistas, entre otras situaciones graves, de violencia e inseguridad.

Para estas organizaciones de nada ha servido que en México se haya instaurado una Comisión Nacional de Derechos Humanos, dado que en la realidad la ciudadanía mexicana jamás ha visto mejoras relevantes en esa materia, dado que las recomendaciones que la misma expide, pocas veces son acatadas con seriedad por las instituciones nacionales.

Así pues y para desgracia de los mexicanos, el nuevo Gobierno federal nada promete relativo a mejorar este tan delicado tema, y es que es imposible pensar que para la 4T los derechos humanos sean prioritarios, lo anterior si empezamos por aceptar que la elección de Rosario Piedra Ibarra como presidenta de esta Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNGH) fue por demás inmoral, desaseada y violatoria de los mismos.

Para quien duda de lo anterior debo recordarle que en el proceso de selección de la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos, el Artículo 9 de la Ley de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, establece que para este fin, se debe proponer una primer terna, y que si esta no consigue los votos necesarios, deberá proponerse una segunda, lo que a pesar de haber sucedido en este caso, jamás se cumplió, dado que nunca se pasó a una segunda terna.

Aunado a lo anterior y contra toda justicia, el mismo día de la elección, el Presidente públicamente dijo que para él, la presidencia debía ser ocupada por alguna persona que hubiera vivido en carne propia un agravio a sus derechos, esto a sabiendas que la señora Rosario Piedra, era la única de las propuestas que tenía tal condición, lo que se traduce en una inminente línea desde el Ejecutivo federal.

Otra violación a la norma lo fue, la oculta afiliación y activismo que tiene la nueva presidenta con el partido en el poder, dentro del cual hasta desempeñó algunas funciones como parte de la dirigencia, poniendo con esto en duda la independencia del ombudsman en adelante.

Así pues y si lo anterior fuera poca causa para dudar, sucedió que la candidata no logró las dos terceras partes de la votación necesarias para acceder al cargo, y a pesar de esto fue declarada triunfadora. Lo anterior, nos lleva a concluir, que de seguir firme el nombramiento, a los primeros que deberá atender la nueva presidenta, serán a sus contrincantes al cargo, a los cuales, sin duda alguna, les fueron violados sus derechos más elementales.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65