×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
30 Marzo 2010 04:00:54
Desarme
Félix logró desarmar el esquema de su propia sucesión para, a su vez, armar el cambio generacional en una entidad donde los ex-gobernadores son patriarcas vivos y detentores del poder. Sin ismos, sin pertenencia alguna a ningún grupo que no sea el del gobernador, el próximo candidato del PRI –que será gobernador- pertenece al grupo de jóvenes educados en universidades privadas, bilingües, dotados en conocimiento global que determinaran el destino del planeta en los próximos años.

La decisión del gobernador González Canto, como en su día, Hendricks con él, fue tomada desde los días de campaña, cuando un joven cozumeleño cargaba su portafolio y juntos se asomaban, con asombro e ingenuidad a veces, al mundo del poder. Desde entonces viene Roberto Borge al lado de Félix.

Con esto hay que ser muy cuidadosos en el análisis. Porque el apellido Borge nos lleva a otro ex-gobernador, también de Cozumel, que no tiene nada que ver en la ecuación. Borgecito, Beto, como le dicen con familiaridad y cariño se puede, se debe nutrir de la sombra de todos los que lo antecedieron en el cargo, pero no ha tenido otro jefe, otro padrino, otro maestro que Félix.

Y esto es importante porque el egresado del Tecnológico de Monterrey con calificaciones de excelencia, a su vez, regresó al terruño para aprender junto, insisto en esto, junto con Félix como era el animal brutal del poder público. Y ambos, juntos, han hecho vocación de sensatez, mesura como sinónimo válido, en su ejercicio. Esto, no solamente esto, es lo que midió cotidianamente Félix.

Porque Beto Borge no se va a subir en el pequeño gran ladrillo del poder, como no lo hizo el hoy mandatario estatal. No se deslumbra por sus fiestas de guardar, no cae en las trampas de los poderosos que cada mañana arriban con sus portafolios llenos de dólares a esta tierra de promisión.

Félix ha sido un gobernador a quien el tiempo le reconocerá su vocación social, su vinculación permanente con las señoras de las colonias, con los campesinos, con quienes no tienen nombre ni apellido en las páginas de sociales. Y eso le enseñó a Borge con una sorprendente paciencia desde el primer día de su gobierno.

Por eso, y por tanto más, no hay sorpresa alguna en su lanzamiento como candidato priísta. Como no la habrá en julio cuando el PRI vuelva a ganar sin mayores problemas, haya o no alianzas de otros partidos. González Canto nunca se quitó la camiseta de presidente de su partido, nunca dejo de ser gestor por su partido, nunca ha abandonado a las verdaderas fuerzas vivas de su partido. Y, sobre todo, de cara a esta adelantada elección ha manejado con suprema sabiduría los complicados hilos de los grupos del poder local hasta tejer una enramada que nadie va a poder destruir.

Por eso Beatriz, tan amiga como yo de la familia Joaquín, no se llamó engañada cuando la semana pasada le fueron presentadas las opciones para Quintana Roo con un solo nombre y apellido: Roberto Borge. Era obvio que su presencia en la boda-destape en Cancún había recibido el mensaje.

La mayor ventaja de Borge es su confiabilidad. Puede Félix confiar en él. Pueden sus amigos seguir confiando en él. Puede su familia confiar en él. Puede la sociedad pujante, agraviada por la violencia, visionaria, complicada, ancestral, alucinada que vive en esta entidad confiar en él.
Como se decía antiguamente Beto es un buen muchacho, bien educado en valores morales, que ha demostrado ser un hombre de lealtades a toda prueba, que tiene la humildad pertinente para aprender de sus mayores, que sabe escuchar, que no se desgasta en pleitos inútiles y, sobre todo, que representa a una nueva generación política que mira hacía fuera de sí misma con la fuerza de los pies bien puestos en una tierra que para ellos es vulnerable y debe ser protegida de los grandes depredadores…
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5